Chuchín y la mala herencia

Palacio
Por Mario Díaz Vargas

1286

– Bajo control la recolección de basura

– Pavimentación, bacheo y alumbrado los siguientes programas

– Proselitismo gubernamental colapsó lo servicios urbanísticos

TRANSCURRIDAS dos semanas laborales, no es faltar a la objetividad precisar un balance positivo en la actual administración municipal que preside el licenciado JESUS DE LA GARZA DIAZ DEL GUANTE.

El grave problema heredado del trienio panista relativo al servicio de recolección de basura, poco a poco comienza a solucionarse y, en consecuencia, a disminuir las quejas de los matamorenses.

Con todo y que desde el primer minuto de octubre entraron en operación veinte unidades compactadoras de desechos domésticos, el avance en ese rubro fue poco notorio en la primer semana derivado del rezago existente.

Como nunca antes, en este puerto fronterizo se desatendió ese importante servicio urbanístico durante el último año del ayuntamiento presidido por la primera alcaldesa en Matamoros, LETICIA SALAZAR VAZQUEZ.

La situación se volvió tan crítica al grado de que solo siete camiones recolectores recorrieron colonias y ejidos de la comunidad, entre los meses de julio, agosto y septiembre, del peor gobierno municipal en la esquina noreste tamaulipeca.

Recipientes al tope y bolsas llenas de basura dañó enormemente la imagen de la tierra de Rigo Tovar, de acuerdo a la percepción ciudadana, sin importar colores partidistas.

Cierto es que el servicio de recolección de basura no necesariamente mantiene el cien por ciento la aceptación ciudadana. Sin embargo, al cierre de la segunda semana laboral del ayuntamiento priísta, la situación tiende a normalizarse.

Pero no tan solo la mala herencia de LETY SALAZAR se circunscribe al tema de limpieza pública. También la ciudad está colapsada en el área de alumbrado público, bacheo, pavimentación y servicio de agua potable y alcantarillado.

Para buena fortuna del licenciado DE LA GARZA DIAZ DEL GUANTE y eventual proyecto político para continuar al frente de la comuna, cualquier programa de trabajo que lleve a cabo durante los 24 meses de su gobierno habrá de sobresalir, como consecuencia de la negligencia de la pasada administración panista, cuya titular nunca se dedicó a gobernar ante el proselitismo desplegado por su sueño guajiro de ser gobernadora de Tamaulipas.

Consciente del poco tiempo para cumplir con su responsabilidad y una vez concluida la integración de su gabinete, el presidente municipal habrá de acelerar al máximo para rescatar a Matamoros del abandono heredado.

Por cierto, no está del todo claro el monto de la deuda que dejó LETICIA SALAZAR VAZQUEZ a la nueva administración. El único dato duro es que la exalcaldesa aseguró que no dejaría ninguna cuenta por pagar a su sucesor. No obstante, la presunción de una deuda de 500 millones de pesos es una situación que deberá aclarar la Contraloría Municipal.

La encargada de esta importante dependencia municipal, la contadora REBECA RAMIREZ CARDENAS, al menos hasta el momento, afirma que no ha detectado ninguna irregularidad.

Sería conveniente que la contraloría municipal supervisara si el departamento de compras envió al archivo municipal las facturas de adquisiciones junto con los discos duros de captura.

De acuerdo a la normatividad oficial, ese tipo de información documentada debe permanecer bajo resguardo al menos por seis años, en el entendido de que la destrucción o desaparición de los mismos es considerado como un delito penal.

Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here