Show…

844

Por prestarse más al show y ser inútiles, las comparecencias de los Secretarios de Estado ante el Congreso deben desaparecer o de plano pensarlas en un formato diferente, así se constato al iniciar la ronda de comparecencias para la glosa del primer informe de gobierno.
Nunca ha servido de nada llevar a un funcionario al Congreso y menos si solo acude a decir lo mismo que ha anunciado previamente el gobernante en sus informes, además, faltos de talento, o inteligencia, los Diputados cada que supuestamente analizan la glosa no preguntan por problemas en especifico y, créalo, ni por error leen el documento del informe, mucho menos salen a preguntarle a los ciudadanos sobre temas que interesen, en pocas palabras, la presencia de servidores públicos en el poder legislativo solo sirve para que Diputados de oposición se quejen y para que los del partido en el poder aplaudan.
Es claro que se requiere que el Congreso recupere su dignidad y quizá ello implique, como primer punto, eliminar las comparecencias de funcionarios en el actual formato que es con el único afán de permitir venganza política, algunos se desahoguen o nomás para aplaudir según sea el caso.
También sería un error eliminar las comparecencias por completo ya que si fueran bien utilizadas servirían de algo, entonces quizá el siguiente paso sea modificar el formato, tal vez ya sea tiempo, por ejemplo, que el Congreso tuviera facultades para llamar a los funcionarios que manejen personal o presupuesto cada que se requiera, cuando surja una duda, cuando haya un problema.
Vamos por un ejemplo concreto, este miércoles los legisladores del PAN, PRI, Morena, Verde y PANAL le cuestionaron a la Secretaria de Salud, Gloria Molina, sobre el desabasto de medicamentos que se sufrió hace un par de meses y lo hacen ya cuando la crisis ha pasado, cundo casi están las farmacias de los hospitales al cien por ciento de abasto en cuanto al cuadro básico, incluso después de que por instrucción del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca se reformaron los procesos administrativos de tal forma que si un trabajador del Estado va a un hospital y en esa unidad no tienen la medicina que necesita la institución está obligada a orientarlo o darle vales para que se le surta de inmediato.
Y lo mismo sucedió en el tema de los despidos, eso fue a principio de la administración, cuando se documento que muchos de los que se quejaban de ello eran aviadores y en otros casos se tienen procesos laborales en contra del Estado casi resueltos o negociados.
Acertó, lo ideal habría sido que ambos temas fueran atendidos en su momento, es decir, que el Congreso del Estado tuviera facultades o se atreviera a llamar a los titulares de las dependencias donde se observaran problemas tan graves en el momento que ocurren, eso ayudaría si se hiciera con el objetivo de velar por los intereses de los ciudadanos y se logren soluciones conjuntas entre ambos poderes.
Y no solo es el tema de salud, el Congreso y sus Diputados deberían preocuparse en serio por los problemas de la sociedad, en aprovechar las comparecencias para analizar si los problemas en cada área se originan por una mala legislación, ausencia de la misma o si de plano se requieren más recursos para atender los mismos.
Con la primera tanda de comparecencias nomás se pudo comprobar lo inútil de dichos procesos, prácticamente sirven para que los Diputados se eviten la fatiga de leer los documentos del informe, para que se desahoguen los que tienen problemas con algún secretario o con el partido en el gobierno, para que vayan a la cacería de votos los opositores al régimen en funciones y, en casos más vergonzosos, para que algunos legisladores no paren de aplaudir en busca de la venía del poder para continuar con sus muy particulares aspiraciones políticas.
Atinó, que los funcionarios de la administración estatal vayan al Congreso presuntamente a comparecer y aclarar dudas de Diputados es mero trámite, un show inútil porque no sirve para resolver problemas y tampoco para evitar que aparezcan otros lo cual si se puede hacer si todos trabajan por el bien de Tamaulipas, si entendieran que esos procesos deben ser más reales.
En otras cosas… Quizá como otra prueba más del daño causado por gobiernos anteriores, ayer en un boletín oficial se detalla que después de una investigación desahogada por la Coordinación de Asuntos Internos (CAI) de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tamaulipas (PGJT), se hizo comparecer el 03 de octubre, ante Juez de Control, a la agente del Ministerio Público Rosa “N” para que respondiera por la imputación de hechos que la ley señala como delito de Ejercicio Indebido de Funciones Públicas a título de autora material.
Los hechos materia de la imputación se hacen consistir medularmente en que desde el mes de agosto de 2015 a mayo de 2017, ejerció actos inherentes a la función de investigación y persecución de delito como agente del Ministerio Público adscrita en diversas áreas de la PGJT, sin llenar todos los requisitos legales que exige el artículo 64 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado; en particular, no contar con Título de Licenciado en Derecho, ni Cédula Profesional que la autorice ejercer la profesión; es de mencionar que desde el mes de mayo de 2017, se encuentra suspendida de sus funciones derivado de las revisiones realizadas en la presente administración.
Con acciones como esta el Gobierno del Estado a través de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas refrenda su compromiso de actuar en contra de aquellos que teniendo el deber de garantizar la legalidad y constitucionalidad en sus actos de autoridad, deciden no solo apartarse del respeto y protección de los derechos humanos de la sociedad tamaulipeca, sino cometer conductas penalmente relevantes.
@CENADeNegros1 le agradecerá un Me Gusta en su fanpage de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here