Misioneros de iglesias estadounidenses que antes llegaban a predicar y a traer ayuda humanitaria, ahora rechazan invitaciones para visitar Tamaulipas.

Debido a la inseguridad que priva en la entidad, misiones de pastores de iglesias estadounidenses han dejado de venir a Tamaulipas, a efectuar su labor de ayuda humanitaria y a predicar, señaló Ercel Lewis, pastor de la iglesia “Amor Viviente”.
Comentó que años atrás venían a Tamaulipas, a México misiones de pastores y feligreses a difundir la palabra de Dios, pero también prestaban otra ayuda como un grupo de médicos que atendían a personas enfermas de la vista a quienes además de consultar obsequiaban lentes y medicinas.
“Ante las noticias de violencia, secuestro, inseguridad ya nadie quiere venir a predicar, ayudar. Unicamente vienen si se asegura su traslado en avión y ya aquí se les garantiza la seguridad”, dijo.
Reveló que pastores de las iglesias locales se han ido a vivir a otras regiones del país, debido a las condiciones de seguridad que privan en las carreteras los pastores ya no quieren ir a otros municipios, a comunidades rurales a efectuar su labor.
Así indicó que envió a su hijo a vivir a los Estados Unidos ante el secuestro de que fue objeto en 2014.
“Oramos muchos, sí pagamos algo y mi hijo fue devuelto. Pero ya no fue lo mismo, por lo cual se fue a los Estados Unidos”, dijo.
Añadió: “Este hecho únicamente sirvió para que pudiéramos aumentar nuestra fé en Cristo Jesús. A él nos encomendamos cuando salimos a predicar y hacer labor a las comunidades rurales”.
Comentó que otro predicador y su familia fueron atacados por delincuentes, pero les habló de la palabra de Dios y fueron dejados en paz.
Otro caso fue en 2013 que un pastor regresaba a los Estados Unidos, acompañado por su esposa, luego de predicar y hacer labor de ayuda, en la carretera San Fernando-Matamoros fueron asaltados, llevándose secuestrada a su esposa para robarle la camioneta.
Días después fue encontrada su esposa muerta, brutalmente golpeada.
Ercel Lewis reconoció que en el combate a la delincuencia se han tenido avances “pero ya ven el diablo no descansa. Trabaja día y noche. Ahí tienen los empresarios secuestrados de Tampico”, indicó.
Así comentó que continuarán orando para la paz y la tranquilidad regresen a Tamaulipas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here