El hijo del famoso cantante asegura que a su padre lo estaban envenenando, con veneno para ratas, su propia esposa, Sara

Agencias
México.- José Joel, hijo del cantante José José, lleva más de un mes sin ver a su padre, por lo que decidió viajar a Miami, donde vive el intérprete con su hija Sara, pero no logró tener contacto con él porque el “Príncipe de la canción” le dijo que no era bienvenido.
En Miami, Joel levantó un acta ante la policía para explicar lo que está pasando con su padre y que le permitieran verlo.
El joven contó a la revista TV Notas que los oficiales entraron a la casa donde vive José José, “y luego de algunos minutos salieron y me dijeron que él estaba bien, que lucía delgado, pero que cuando le informaron de mi presencia, les dijo que no era bienvenido en esa casa”.
Dijo que él cree que su padre reaccionó así por “toda la mierda que esta gente le inyecta en su cabecita, de mí y de Marisol, quien tampoco pudo verlo hace unos meses. Lo han separado de toda su gente, diciéndole que los héroes son Sarita y Yimmy (su esposo)”.
Tras la negativa, Joel decidió que amará a la distancia a José José “le debo la vida y lo seguiré honrando; pero este último intento era para verlo, y que él no me quiere ver… si así lo quiere, que Dios lo bendiga”, porque ya se cansó, dijo.
Además contó que después de que Sara naciera, el intérprete se alejó de él y su hermana; en 2008 hicieron los pases cuando lo invitó a su boda, “y ahora no quiere saber ni de Marysol ni de mí”.
“Nos íbamos a comer, lo procuramos en sus quimios, se operó en el país, se estaba recuperando con nosotros.
“En Miami comenzó a sentirse mal y bajó mucho de peso. Le hicieron estudios de sangre y descubrieron que lo estaban envenenando, con veneno para ratas, su propia esposa, Sara. Cuando él se enteró, dijo que no iba a hacer nada y quemó los resultados. De eso es testigo Laura Núñez y, obvio, Sarita (su hermana)”, contó.
Finalmente, José Joel subrayó que no se quedará callado y contará todo pues la salud del intérprete de Almohada está en juego.
“Yo vine a investigar porque no quiero creer en la maldad de esta chamaquita. Ya no puedo seguir guardándome la verdad y decir que todo está bien para que no le dé un infarto o se vaya a morir. Es necesario que se sepa la verdad”, manifestó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here