“La Quina”, pan y garrote.

Opinión Pública
Por Felipe Martínez Chávez

1694

Ya pasaron 30 años. Con su poder de facto dentro del poder Constitucional, estuvo a punto de convertirse en el cacique absoluto de Tamaulipas. Con el tiempo lo hubiera alcanzado.
JOAQUIN “La Quina” HERNANDEZ GALICIA, cada vez extendía sus dominios desde Ciudad Madero. El “Sólido Sur” se le llamaba a los municipios conurbados con Tampico, Altamira e incluso Aldama y González, en tanto que en la zona norte llegó a dominar Reynosa, sede petrolera también.
Las posiciones políticas eran suyas. Imponía alcaldes, diputados locales y federales, y hasta se salió con la suya en senadurías.
Delegados federales y estatales todos, hasta de policía y viales tenían que recibir el visto bueno del señor. Lo mismo daba de alta que castigaba a funcionarios.
Los medios de comunicación bajo su control. Aquel que se atrevía a criticarlo sufría las consecuencias, como es el caso de El Heraldo de Tampico, sujeto a una larga huelga que lo llevó a la desaparición.
Ni qué decir de Petróleos Mexicanos y su sindicato. El poder político y económico.
Hasta se le cargaba el milagrito de paros y huelgas en la Universidad Autónoma de Tamaulipas.
Ya son tres décadas de aquel “quinazo” que marcó la caída de HERNANDEZ GALICIA como férreo cacique. Guía moral de aquellos pueblos, era Dios y Demonio. En una mano el pan y en la otra el garrote.
En los años previos a su caída, se convirtió en benefactor de los tamaulipecos que no eran escuchados o atendidos por los gobiernos estatal y federal. De la poderosa Sección 1 del STPRM, en su cartera de Obras Sociales, llegaban los beneficios.
Si en ocasiones otorgaba indulgencias, con sus contrincantes era duro y más con aquellos que se atrevían a desafiarlo o lo traicionaban. Llegó a culpársele de “desapariciones” de líderes contrincantes en el sindicato y políticos de partidos contrarios en la zona sur.
En Reynosa, el doctor GREGORIO PEALES DE LA GARZA recordaba que, en cierta ocasión, ya era candidato a diputado local por el PRI, debidamente registrado. Al día siguiente llegaron las huestes quinistas y lo echaron.
Al contrario de su mano dura, los beneficios. Tiendas sociales que ofrecían productos a bajos precios, zapatos, verduras, lácteos y hasta clínicas naturistas. Financiaba la producción de granos desde frijol, arroz y maíz no solo en Tamaulipas, sino en otras entidades.
Todo un imperio manejado desde Madero.
Aquí las expresiones de Don EULALIO MALDONADO, ex alcalde de Llera, recordando aquella entrevista que sostuvo con La Quina en la urbe petrolera, en los tiempos del Gobernador PRAXEDIS BALBOA.
– No me quieres decir ¿qué es lo que traen?, preguntó el dirigente.
– No. Nada.
– Vaya, hasta que nos dicen que en Llera ¡no hay jodidos!.
– Bueno, sí tenemos problemas.
-¿Como cuál?.
– El Río Guayalejo ya mero pasa sobre nosotros y nos están sectorizando el agua. No tenemos agua.
– ¡Esas son chingaderas!, respondió el líder.
Tres días después llegaron los técnicos que instalaron una bomba nueva, gratis totalmente.
El problema vino cuando funcionarios del Gobierno del Estado se enteraron de la “ayudita”. No se volvió a autorizar un solo cinco en obras y acciones para los llerenses.
Así era HERNANDEZ GALICIA. Por un lado encarcelaba a ex dirigentes corruptos (“El Trompas”) y por el otro extendía su mano a las comunidades necesitadas, obras sociales, créditos para los agricultores y ganaderos. Todo de palabra. Su palabra era Ley.
En la campaña presidencial de 1988, CUAUHTEMOC CARDENAS SOLORZANO, visitó Congregación Quintero, en el municipio de El Mante, acompañado de La Quina. La comunidad hizo peticiones no al candidato sino al “líder moral” de los petroleros, que cumplió estrictamente. Ahí mismo le ordenó a su administrador CESAR SANCHEZ TUDON que hiciera las inversiones.
Después de La Quina, Ciudad Madero ya no fue la misma, desaparecieron las tiendas sociales, la leche a bajo precio que se generaba en los ranchos propios, los víveres en general, la ropa y los zapatos que se fabricaban en talleres de la organización.
A 30 años de distancia, el 10 de enero se ha olvidado. El “quinismo” ya no existe en Tamaulipas. Quienes fueron sus amigos lo negaron al día siguiente de su detención y, los que pudieron, muchos prestanombres, se quedaron con los bienes que legalmente pertenecían al sindicato.
Solo como un ejercicio de reflexión preguntamos ¿cómo estaría Tamaulipas si CARLOS SALINAS DE GORTARI no encarcela a La Quina?. Cada quien puede acomodar sus puntos de vista.
A la distancia es tiempo de poner en la balanza, también, lo bueno de ese cacicazgo. No todo fueron malos procederes. De eso estamos seguros.

En cosas buenas también, la Facultad de Música y Artes de la UAT cerró el ejercicio 2018 con dos importantes reconocimientos nacionales que acreditan la calidad educativa que imparte en sendas licenciaturas.
Es el reconocimiento del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior de las Artes (CAESA), que le fue otorgado a la institución tamaulipeca con una vigencia hasta el 2023, lo cual habla bien del prestigio de nuestra casa de estudios.

En lo político, el senador ISMAEL GARCIA CABEZA DE VACA abrió en Ciudad Victoria un Centro de Enlace, que viene siendo de gestión al servicio del electorado, y anunció dos más, Reynosa y Tampico.
De gira por el centro del estado el coordinador del gobierno federal, JOSE RAMON GOMEZ LEAL. En Ciudad Victoria, acompañado del alcalde XICOTENCATL GONZALEZ, inauguró la rehabilitación de dos Centros del Adulto Mayor. Son las primeras obras del gobierno pejista en la capital, dijo.
Un día antes visitó Padilla, donde el alcalde EDUARDO ALVARADO GARCIA no se atrevió a salir del “bunker” en que vive, para recibirlo.
En cambio, sí lo atendió la presidenta de Casas, JANETH BARRON.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here