Pobre Victoria…

3079

Con lo único que tiene, el alcalde de Victoria, Xicoténcatl González Uresti, salió a “defender” nuestra ciudad, rechazó que somos la cuarta urbe más violenta del mundo y acusó que es errónea la metodología utilizada para ese análisis que se dio a conocer ayer lo que, seguramente, hasta diarrea les provocó a los autores del estudio.
El alcalde se refiere a los datos del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal que se dieron a conocer y no es otra cosa que una lista de las 50 ciudades más violentas del mundo en la cual Ciudad Victoria aparece en el cuarto lugar, el año pasado fue el 8 y la número 5 en el 2016.
Por supuesto que el alcalde Xicoténcatl puede tener razón en cuanto a la metodología, dudamos mucho que se hayan incluido todos los asesinatos, desapariciones y otros delitos cometidos en la capital de los cuales nunca se sabe nada, es decir, es probable que estemos peor a como nos pintan.
La buena noticia para el Estado es que en los primeros estudios de ese organismo, hace unos cinco o seis años, aparecían Nuevo Laredo, Matamoros, Reynosa y Tampico en esa lista, solo quedó Reynosa y bajo cuatro lugares, apareció en el número 42.
Con sinceridad hay que decir que la federación y el Estado han hecho algo en el combate a la inseguridad y la violencia, en el caso del gobierno de Tamaulipas, aunque fue hasta este sexenio, la policía estatal y ministerial actúan en el combate a la delincuencia, se conoce de enfrentamientos y detenciones de esas fuerzas a delincuentes, que participan en enfrentamientos, cosa que no se hiso en los anteriores 10 años que hemos vivido en el terror. Las autoridades federales también han hecho algo, es indudable que el Ejército y La Marina son los que más trabajan en ese sentido.
A favor del alcalde de Victoria hay que decir que efectivamente hay situaciones incomprensibles en dicho estudio, por ejemplo, Reynosa que dijo el INEGI es la ciudad donde el cien por ciento de sus habitantes se siente más inseguros sigue mejorando en esa lista y casi desaparece de la misma ya que bajo del lugar 38 al 42, otra cosa incomprensible es que la federación no haya destinado más dinero y más elementos de seguridad para la capital del Estado tomando en cuenta nuestra situación y, lo más cabrón todavía, es que la autoridad municipal no se haya atrevido a levantar queja alguna por recientes recortes federales al presupuesto de seguridad para esta ciudad, que solo vea como el gobierno del Estado alzan la voz pero no los respaldan ni siquiera para disimular que realmente les interesa nuestra ciudad.
Otro problema que tienen las autoridades es la percepción ciudadana, esta no cambia, se sigue sintiendo miedo y no se deja de pensar que los delitos y la violencia son cosas de todos los días.
Ahora, lejos de criticar la percepción de la gente y los números del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal se tiene que entender que conocerlos ayuda, o debería de ayudar, en muchos sentidos, por ejemplo, a estar más cerca de los hijos pero también a exigirle más a los gobiernos, a los presidentes municipales, gobernadores, al Presidente de la República.
Algo más en lo que respecta a la violencia es que seguimos culpado a políticos y gobiernos de todo lo que ocurre, no hemos comprendido que la realidad es que los del pueblo no hemos hecho nada para mejorar, ni siquiera lo que nos corresponde, es más, hasta hemos participado en vender a nuestro pueblo cuando en el pasado se llegó a negociar nuestro voto o simple y llanamente favorecimos a candidatos sin propuesta, nomás porque estaban bonitos o “caían bien” y los apoyamos aunque no se tenía la mínima esperanza de que se iban a poner a trabajar en favor de la gente.
Lo importante ahora es no quitar el dedo del renglón, entender que el cambio empieza con nosotros, vamos pues, nos debe caer el veinte que las balas o más policías o soldados nunca terminarán con la violencia mientras en nuestra gente sigan existiendo hombres o mujeres dispuestos a seguir engrosando las filas de la delincuencia.
Sobre cualquier cosa, algo que no debemos olvidar, por ningún motivo del mundo, es que el combate a la violencia e inseguridad no se trata solo de tener más policías trabajando y más balas para los delincuentes, no, el combate real y de fondo está en la casa, luego en las escuelas, los centros de salud y, finalmente, en oportunidades para que todos tengan una vida digna que los aleje de la tentación de delinquir por necesidad.
Vaya, ahora nos cuenta el organismo mencionado líneas arriba que Ciudad Victoria es la cuarta ciudad en el ranking de las más violentas del mundo, la verdad es que a veces debemos sentirnos como la ciudad más violenta del mundo ya que solo así nos pondremos a trabajar juntos para salir adelante en este problema que lleva años y que no terminará mientras continuemos echando culpas y pensando que todo ha sido y es responsabilidad de los gobiernos, no, ya son tiempos de comprender que es un problema también de nosotros, provocado por todos, con la complicidad de todos y, por tanto, solo todos juntos podremos superarlo.
Y si, pobre Victoria, con un alcalde muy rápido para negar lo que parece toda una realidad pero mudo cuando nos castiga la federación con menos dinero.
@CENADeNegros1 le agradecerá un Me Gusta en facebook y que nos siga en su cuenta de twitter @gatovaliente además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here