Poderes fácticos…

2159

Muchos años atrás, la época del periodismo romántico para quien esto escribe, una propuesta para que creciera la prensa libre se hizo a uno de los empresarios que se presumía tenía ideas democráticas, una mente crítica y su actuar, si bien no reflejaba una moral a prueba de balas, si era solvente en casi todos los aspectos que tienen que ver con los negocios.

“La idea es hacer un periódico que los empresarios como usted, o de los que usted conozca, deben financiar, con un objetivo, exhibir hasta eliminar a los proveedores de gobiernos municipales, el estatal e incluso de las dependencias federales que compitan en forma desleal, los que crecen protegidos por políticos ratas o, en el peor de los casos, las empresas que sean de poderosos y las formaron para ser proveedores de sus propias dependencias u otras que estén coludidos con ellos, así todos ganamos, ustedes compitiendo, nosotros con financiamiento y la gente informándose y teniendo mejores gobiernos”, se expuso.

El proyecto fue interesante y se mantuvo en discusión por un mes, quizá dos pero no muchos, un diario era muy costoso, no se garantizaba, por unos meses, que la publicidad que fueran a pagar los empresarios les fuera a ser útil y se filtró información que paró de golpe el proyecto, de la forma que en aquellos tiempos se acostumbraba.

Por aquellos días a los medios de comunicación se les conocía como “el cuarto poder”, capaces de hacer políticos de la noche a la mañana, de marcar tendencias en una elección, de descalificar a los enemigos del pueblo, los propios o del sistema, hubo pues, hasta editores que tenían en los ayuntamientos su propio regidor, sindico y, en los pueblos pequeños, hasta el alcalde, en los Estados se apropiaron de nominas de dependencias completas pero ya no servían al pueblo así que la idea de independizar un medio podía ser redituable para todos.

Financiarse con el empresariado local  era, por desgracia, la única forma de rescatar la prensa, de tener medios libres, que formaran opinión, fomentaran la democracia y el desarrollo social y económico para esta región, sobre todo, que informara sin tendencia alguna de lo que ocurría en nuestro Estado y ahí estaba la debilidad del proyecto, muy pocos empresarios, incluidos medios de comunicación, podían vivir lejos de los presupuestos.

Después de lo que le cuento todos los días hubo, y hay, intentos de hacer una prensa libre, capaz de informar en la medida de lo posible, las redes sociales vinieron a ser una cuña más para que los medios se siguieran profesionalizando, todavía se batalla para retomar un espacio que les pertenecía por tradición pero se está logrando.

La situación de hoy es clara, la prensa, los reporteros o periodistas, recuperan el poder y los espacios, en las redes sociales son los medios de comunicación o profesionales de la información los que crean las tendencias y regresa un poco el poder que se tuvo en algunos tiempos.

Se ven aberraciones, desde luego, gobiernos cortando cabezas de reporteros incómodos, empresas periodísticas, columnistas y reporteros con tendencias claras hacía un lado de la política o de otro, con amigos en el poder político que financian de una u otra forma sus escritos pero hay algo innegable, la libertad de expresión existe, hoy es imposible ocultar información porque los medios responden a muchos intereses y siempre habrá quien publique lo que el pueblo quiere conocer y como lo desea saber.

Lo ideal, desde luego, sería que cada medio fuese financiado por el pueblo o las empresas a través de publicidad, la compra de espacios, solo así se lograría tener una prensa libre pero, lamentablemente, eso solo es un sueño guajiro en un país donde todos luchan por sobrevivir y los que mucho tienen no se preocupan por los de abajo, más aún, donde los gobiernos reprimen.

Le insisto, con todo y ello hay libertad de expresión, la prensa no es ni el remedo de aquel cuarto poder de mis años mozos pero poco a poco adquiere fuerza y la muestra es que los políticos, sobre todo los que hacen planes a muy largo plazo, otra vez buscan como arremeter en su contra, como someterla.

Sirva la breve historia para decirle que una amenaza acecha sobre los medios de comunicación, sobre nuestra sociedad, es muy real porque se trata de intentos de desaparecerla para siempre, sobre todo a la incómoda.

Resulta que la Cuarta Transformación tiene esa tendencia, acabar con quienes les critican y van a presentar en el Congreso de la unión una ley para “regular los medios de comunicación”, dicen ellos en voz de un diputado del PT, que forma parte de ese movimiento, “para que los poderes facticos no ayuden a la derecha en las elecciones del 2021 y 2024”.

La verdad la prensa ya tiene suficientes controles, la posibilidad de que desaparezcan muchos medios es parte de lo mismo, lo que no se puede permitir, por ningún motivo, es que haya un gobierno o grupo político que quiera desaparecer la critica nomás para perpetuarse en el poder como ahora se pretende.

¿Poderes fácticos?, obvio que los hay, pero no es la prensa la que amenaza la democracia y en sano desarrollo del país, son otros poderosos los que nos tienen jodidos pero lamentablemente el PT, ni el grupo que forma parte de esa Cuarta T, parece que lo entienden.

Coloque en el buscador de facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here