«DESPUÉS DEL GRITO LA CRUDA REALIDAD»

Opinión Económica
Por Jorge Alfredo Lera Mejía

1081

Después de presenciar un largo puente de fin de semana patrio, con emotivo grito de Independencia y la fiesta popular del desfile del 16 de septiembre, seguir observando el populismo puro obradorista que tiene sus claros seguidores que creen su cuarta transformación. Empezamos una nueva semana con los datos vertidos de la propuesta de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos del año 2020.
Aquí presentamos algunas opiniones vertidas por expertos económicos entrevistados por las autoridades del banco central. Recordando que el Banco de México es una institución financiera autónoma, que vigila la buena marcha de la economía monetaria del país, que vierte sus mandatos al margen de la política.
El pasado 2 de septiembre, el banco publicó que analistas privados redujeron a 0.50% su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para el cierre de 2019, y también ajustaron a 3.36% su proyección para la inflación general a tasa anual, de acuerdo con una encuesta del Banco de México (Banxico) divulgada ese lunes.
Los especialistas consultados estimaron, además, una menor expansión del Producto Interno Bruto (PIB) para 2020, de un 1.40%, versus el 1.50% previsto; y también redujeron su previsión para la inflación general del próximo año a un 3.56%.
En su primer informe de Gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) restó importancia al desempeño macroeconómico del país: «Lo fundamental no es lo cuantitativo, sino la distribución de la riqueza… el fin último del buen gobierno es conseguir la felicidad de la gente «, dijo.
«La economía crece poco, es cierto, pero no hay recesión. Además ahora es menos injusta la distribución del ingreso: hay más desarrollo y más bienestar», añadió.
Sin embargo, el presidente no detalló ni presentó números donde se verifique la evolución de la distribución de la riqueza y del bienestar.
El tipo de cambio estimado por los expertos consultados para cierre del año fue de 19.84 pesos por dólar frente a la estimación previa de 19.70 pesos por dólar, según la mediana de las proyecciones de 38 grupos de análisis locales y extranjeros recibidas entre el 23 y 29 de agosto.
Los analistas consideran que entre los factores que, a nivel general, podrían obstaculizar el crecimiento económico en los próximos seis meses están la gobernanza (38% de las respuestas), las condiciones económicas internas (32%), y las condiciones externas (15%).
Con la constante presencia de signos de estancamiento, las perdida de inversión del sector público en inversión de infraestructura y el empecinamiento político del gobierno obradorista de no escuchar opiniones de expertos económicos, los signos del futuro de la micro y macro economía no son alentadores.
El panorama de México es frío y desalentador, empezamos analizando las principales variables de la economía:
El consumo, las expectativas de crecimiento y la generación de empleos se contraen, incluso Banco de México (Banxico) ya ha puesto sobre la mesa el riesgo de una recesión en el país.
En el primer trimestre del año, la economía mexicana se contrajo 0.2%, el segundo trimestre empeoró, y simplemente la economía tuvo cero crecimiento y las expectativas de los analistas de Banxico indican que seguirá creciendo en el segundo semestre a un menor ritmo de lo esperado, lo que repercutirá en la generación de empleo y en el gasto de las familias.
“Es muy elevada la posibilidad de una recesión, en medio de una mayor incertidumbre”, dice Manuel Sánchez, exsubgobernador de Banxico.
Inicialmente, las expectativas de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) para 2019 eran cercanas a 2%; sin embargo, a medida que las débiles cifras fluyeron, los ajustes no se hicieron esperar. Incluso la Secretaría de Hacienda recortó su estimado a 1.6%. Los bancos privados son menos optimistas.
Bank of America pronosticó que la economía en México mantendrá una contracción de 0.1% en el segundo semestre del año. Esto la llevaría a una recesión técnica, luego de que en el primer trimestre cayó 0.2% y el segundo a 0.0%.
Sánchez explicó que los factores que generaron esta debilidad económica fueron la austeridad en el gasto público y la incertidumbre derivada de factores externos, como la ratificación del Acuerdo Comercial entre México, Estados Unidos (EU) y Canadá (T-MEC) y las constantes amenazas arancelarias de EU.
De acuerdo con la minuta de la reunión sobre la política monetaria del pasado 27 de junio, la Junta de Gobierno de Banxico decidió mantener en 8.25% la tasa de interés de referencia, por lo que se espera que el crecimiento se ubique alrededor del límite inferior del rango estimado, que es de 0.1 a 1.8%, para registrar cierta mejoría en 2020.
A todo esto se suma la caída de la plataforma petrolera mexicana y la pérdida de confianza de los inversionistas y los mercados porque se cuestiona si se seguirá logrando la estabilidad en las cuentas públicas.
En concreto, pasada la euforia del grito y del desfile de septiembre, después de mirar los símbolos mesiánicos populistas, y el acerbado culto a la personalidad de este gobierno de claro corte estalinista, nos preguntamos si estoy equivocado yo, así como los expertos económicos del Banxico, porque estoy conciente que, si le va bien a presidente, le va bien a todo México. Espero ser yo el equivocado y que México se desarrolle aún sin registrar crecimiento del PIB.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here