LA GRANADA DE MANO.

Los puntos sobre las...
Por Ángel Virgen Alvarado

1602

Por Angel Virgen Alvarado.

Amanecía ayer cuando, en mi camioneta subía el puente RIGO TOVAR.

Eran apenas las 6:50 de la mañana.

Desde arriba del puente se ve, hacia el oriente, las torres de la Iglesia Catedral.

El cielo estaba “aborregado”, como decía la gente de antes y, la temperatura, apenas y si alcanzaba los 20 grados Celsius.

メUn clima ideal”, pensé.

En la Plaza Miguel Hidalgo, alumnos de secundaria, profesores y autoridades municipales, como ocurre el primer lunes de cada mes, se disponían a realizar los Honores a la Bandera.

Este mes le tocó organizar el evento a la Dirección de Comunicación Social en Matamoros.

A las siete de la mañana, las campanas de la Iglesia Catedral replicaron puntuales.

Los soldados de SEDENA montaban guardia en sus vehículos, alrededor de la plaza principal.

Los rayos solares iluminaban ya la fachada principal del Palacio Municipal.

El alcalde y los comandantes de la Guarnición de la Plaza y el Sector Naval, así como el Secretario del Ayuntamiento y el Director de Comunicación Social estaban ya formados, al frente de los contingentes.

La escolta marchó con la bandera al redoble de los tambores. Luego el Himno Nacional que todos entonamos.

Una señora de edad, sencillamente vestida, observaba con detenimiento el desarrollo de la ceremonia.

Muy seria. Viendo y midiendo todo.

No hacía viento y la bandera, en el asta principal, no se movía.

Los camarógrafos tomaban video y andaban de un lado para otro.

Vi un dron color blanco y con dos luces rojas al frente. Ese aparato sirve para tomar video desde las alturas.

メCómo ha avanzado la tecnología –pensé-, si no supiera que es un dron pensaría que es un marciano”.

Aunque nunca he visto un marciano, para ser sincero. No sé cómo son”.

Luego vino el Himno a Tamaulipas, ese Himno que era de Matamoros.

メEl estado nos quitó nuestro himno… Pero RIGO TOVAR nos hizo otro”-, dijo un día mi compadre JORGE RODRIGUEZ.

En la plaza ya no está ese aparato que emitía graznidos de águila para espantar las palomas.

Los honores a la bandera siguieron.

Hubo juramento a la bandera, efemérides y la clausura.

Los estudiantes y nosotros nos alimentamos, otra vez, de un evento cívico relevante.

 

MI PECHO NO ES…

El alcalde de Valle de Chalco, FRANCISCO TENORIO, fue declarado este viernes con muerte cerebral, luego de ser baleado el pasado 29 de octubre, informó la Secretaría de Salud del Estado de México.

De los homicidas, ni sus luces. Y es ya 5 de noviembre.

En fin…

LA GRANADA DE MANO: Un militar mexicano estaba en un campo de entrenamiento en Piedras Negras, Coahuila, cuando le explotó una granada en las manos, destrozándole dos dedos.

Apenas la había deschavetado, cuando explotó.

El hecho ocurrió en agosto, pero hasta ahora lo dieron a conocer.

Y en política…

Ahí tiene que se volverá a reponer el proceso eleccionario en MORENA por determinación del TRIFE.

BERTHA LUJAN, convocó a sesión ordinaria de Consejo Nacional el próximo domingo 10 de noviembre para reponer el proceso de elección de sus órganos de dirección, tras ser anulado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

La convocatoria la hizo BERTHA LUJAN, presidenta del Consejo Nacional Morenista.

Orale.

Bueno. Nobleza obliga: Saludo afectuoso para el licenciado FEDERICO FERNANDEZ.

Página Web: www.angelvirgenalvarado.com

Por hoy, es todo.

P.D.- El E-mail…

Iba yo pidiendo de puerta en puerta por el camino de la aldea, cuando tu carro de oro apareció a lo lejos como un sueño magnífico. Y, yo me preguntaba maravillado, quién sería aquel rey de reyes.

Mis esperanzas volaron hasta el cielo, y pensé que mis días malos se habían acabado. Y me quedé aguardando limosnas espontáneas, tesoros derramados por el polvo.

La carroza se paró a mi lado. Me miraste y bajaste sonriendo. Sentí que la felicidad de la vida había llegado al fin. Y de pronto, tú me tendiste tu diestra diciéndome: “¿Puedes darme alguna cosa?”.

¡Qué ocurrencia de tu realeza! ¡Pedirle a un mendigo! Yo estaba confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué despacio de mi saco un granito de trigo y te lo di.

Pero, qué sorpresa la mía cuando, al vaciar por la tarde mi saco en el suelo, encontré un granito de oro en la miseria del montón ¡Qué amargamente lloré por no haber tenido corazón para dártelo todo!.

Rabindranath Tagore.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here