WELFARE.

Los puntos sobre las...
Por Ángel Virgen Alvarado

1474

El joven, con apariencia de veinteañero, introdujo su tarjeta de plástico, tipo tarjeta de crédito o de débito, en la ranura del dispositivo colocado enseguida de la cajera del Walmart, de la avenida Bocachica, en Brownsville, Texas.

El muchacho estaba acompañado por una joven muy delgada y una niña. Su hija, supongo.

La cajera movió la cabeza de un lado a otro y le dijo: “¿Saca la tarjeta y vuelva a introducir?”.

El joven así lo hizo… Y nada. No se autorizó nada.

Dos veces más hizo el intento hasta que por fin dijo que dejaba los víveres.

La cajera empezó a cancelar artículo por artículo.

La tarjeta del joven era del gobierno, del programa “Welfare” (programa Bienestar) el famoso “güelfer”.

Ese dinero del Welfare se da a las personas que no tienen empleo.

El programa de Welfare ofrece ayuda en efectivo y de subvención a familias que lo necesitan. 

Supuestamente esta ayuda es temporaria y se conoce como el TAFNF en Ingles (Temporary Assistance for Needy Families). 

Algunas personas consideran que el programa de Welfare incluye más que dinero; Asistencia para pagar la renta, cupones de alimentos y medicamentos. 

Aunque este programa es temporario para ayudar a personas sin o con bajos ingresos, es muy controversial con el público.

El Presidente DONALD TRUMP ha comenzado a reducir este tipo de ayudas que, traducido en dólares, representa millones y millones para el gobierno estadounidense.

Esa es una de las razones por las que TRUMP impone condición tras condición a aquellos migrantes centroamericanos y mexicanos, que llegan a los Estados Unidos buscando, presuntamente, “el sueño americano”.

Es por eso que los migrantes centroamericanos que se encuentran anclados en ciudades fronterizas del norte de México, quieren entrar a Estados Unidos, para que los ayuden.

En México, estas personas no buscan trabajo y ni quieren buscar.

“No nos sentimos seguros. Además, no conocemos a nadie”-, dijo el sábado anterior, un hondureño que fue entrevistado por los reporteros.

“¿Y en Estados Unidos si te sientes seguro y si conocen a alguien?”-, le preguntó un reportero.

El migrante centroamericano, se indignó.

Todos sabemos que esta gente es migrante, no tienen a nadie aquí y, además, dice que toda la gente está huyendo de su país porque “allá nos matan”-, dicen.

– “Entonces Honduras, El Salvador y Guatemala ¿Ya no tienen gente? ¿Nadie vive más allá más que los matones?.

Eso es falso… De toda falsedad.

Da pena decirlo, pero en el poco tiempo que los migrantes tienen en Matamoros, se han acostumbrado a que todo les den: Comida, ropa, agua, etcétera.

En poco tiempo, el problema de los migrantes centroamericanos, será una carga económica para las autoridades mexicas.

Ya lo es, pero esa carga irá aumentando.

Ya verá.

VUELCA CAMION CON CERDOS; POBLADORES SE LOS ROBAN PARA LOS TAMALES.-

Algunos pobladores de Ixtapaluca, Estado de México, ya aseguraron la tamaliza para navidad.

Resulta que un camión con unos 200 cerdos volcó ayer lunes en la autopista México-Puebla, kilómetro 46, con dirección a la Ciudad de México y, al menos 15 de estos animales murieron en tanto que otros tantos permanecían atrapados.

Pobladores de Ixtapaluca se acercaron a la zona del accidente con la intención de robar a los animales, no importando si estaban vivos o muertos.

Los pobladores llegaron y cargaron con los animales muertos. Ellos quizá, los abrieron en canal y con la cabeza del animal harán tamales esta próxima navidad.

No lo dude…

Página Web: www.angelvirgenalvarado.com

Por hoy, es todo.

El E-mail…

Un niño llega a su casa y dice: 

«Mamá ¿Puedo ir al hospital para ver a un amigo que está enfermo?.

– «Claro, pero… ¿Qué tiene?».

El hijo, con la cabeza gacha, dice: «Un tumor en el cerebro».

La madre, furiosa, dice: «¿Y para qué quieres ir al hospital? ¿Quieres verlo morir?». 

El niño marcha y desaparece.

Horas más tarde, vuelve rojo de tanto llorar, diciendo: 

«¡Oh madre, ha sido tan horrible, él ha muerto delante de mí!».

La madre, molesta: «Y ahora ¿Ya estás feliz?. ¿Esta es la escena que querías ver?».

Una última lágrima cae de los ojos del niño y acompañada de una sonrisa, dice: 

«Si mamá, ¡muy feliz!, he llegado a tiempo para verlo sonreír y decirme: Yo sabía que vendrías».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here