Macabro hallazgo en Connecticut; sospechan de esposo y su amiga

2334

Encontraron una fosa cubierta por ramas y hojarasca sobre las rendijas de acero de varias parrillas para asar carne. El hoyo tenía las dimensiones de un cuerpo: dos pies de ancho y seis pies de largo. “100% una tumba humana”, dijo a la Policía Jay Lawlor, una de las personas que la descubrió.

Lawlor y su amigo Lee McKay paseaban por los campos de un exclusivo club de tiro en Windsor, Connecticut, cuando hicieron el extraño hallazgo en medio del bosque. Dentro de la fosa encontraron una lona azul y dos bolsas de cal sin abrir.

McKay le preguntó: “¿Para qué es la cal?”

—”Para intentar deshacerse de un cuerpo”, le respondió Lawlor.

Luego, repararon en un hecho que les hizo llamar a la Policía. Su amigo y fundador del club, el abogado Kent Mawhinney, de 54 años, había sido relacionado por las autoridades con la desaparición de Jennifer Dulos, de 50 años, madre de cinco niños que no se ha visto desde fines de mayo de 2019.

Una revisión del club de tiro con perros de rastreo, sin embargo, no encontró rastros de la mujer ni evidencia incriminatoria.

Las autoridades sospechan que Mawhinney ayudó a su amigo cercano Fotis Dulos, de 52 años, para deshacerse de su esposa, Jennifer.

Esta semana, Fotis  fue acusado del homicidio de su pareja, madre de cinco niños. Ya había sido arrestado en junio por interferir con una investigación policiaca y manipular evidencia, pero salió bajo fianza.

Entre los acusados también se encuentra Michelle Troconis, de 45 años, por conspirar para cometer un homicidio, reportó la afiliada de la cadena NBC en Connecticut.

Este jueves, Dulos y Troconis salieron de la cárcel tras pagar una fianza de seis millones de dólares y 1.5 millones, respectivamente. Se les permitió continuar el proceso bajo arraigo domiciliario con un dispositivo de rastreo satelital. Dulos también tuvo que entregar su pasaporte, reportó NBC.

La desaparición

El matrimonio Dulos estaba separado y en un proceso legal para divorciarse: una contenciosa disputa que involucraba el dinero de manutención y la custodia de los hijos.

Jennifer fue vista por última vez el 24 de mayo mientras conducía su camioneta Chevrolet Suburban negra. Regresaba de dejar a sus hijos de entre 8 y 13 años de la escuela. La policía de Connecticut encontró el auto más tarde ese mismo día, abandonado con aparentes manchas de sangre.

Ese día, Fotis pidió prestada una camioneta pickup a un empleado de su empresa. Después de usar el auto, lo llevó a que le hicieran un servicio de limpieza de $250 dólares. Adicional,  convenció al dueño de que le cambiara los asientos. Aunque éste le hizo caso, decidió conservar los asientos viejos, lo que le permitió a la Policía vincular al hombre con el ADN de su esposa en una mancha de sangre.

La camioneta Toyota roja que el Dulos había pedido prestada el día que su pareja desapareció fue captada por cámaras de seguridad desplazándose entre Farmington, donde estaba su trabajo, y New Canaan, donde Jennifer vivía.

Los investigadores luego descubrieron otro video de vigilancia en el que se veía el auto rojo del empleado de Dulos a 100 pies del auto de su esposa.

“Se cree que Dulos operó el vehículo de la víctima, que llevaba el cuerpo de Jennifer Dulos y otros objetos asociados a la limpieza que ocurrió en el aparcamiento de la residencia”, se lee en la orden de aprehensión.

Las autoridades descartaron que el dueño de la camioneta roja estuviese involucrado en el homicidio: datos de su teléfono celular indican que estuvo en otro sitio. Pero las pruebas forenses practicadas a los viejos asientos que conservó revelaron que el ADN de Jennifer Dulos estaba contenido en una mancha de sangre en el asiento del pasajero, reportó el medio local Stamford Advocate.

Adicionalmente, se descubrió ADN de Fotis mezclado con la sangre de Jennifer en su hogar.

Un vecino del hombre dijo a la Policía que le había prestado un hacha para cortar madera, un mes antes de la desaparición de su pareja. Expertos forenses recuperaron el instrumento cortante y están en proceso de examinarlo, reportó este miércoles el diario The New York Post.

El abogado de la defensa Norm Pattis menoscabó el descubrimiento del hacha, alegando que no habría sido dejado “a plena vista” para que la policía lo encontrara si hubiera sido usado para cometer un crimen.

La familia de Jennifer Dulos reaccionó con emociones encontradas tras la noticia del arresto de su marido y su amante.

“Aunque estamos aliviados de que la espera de estos cargos haya terminado, para nosotros no hay sensación de cierre. Nada puede traer a Jennifer de regreso. La extrañamos todos los días y lamentaremos su pérdida para siempre”, dijeron por medio de un comunicado.

“¡Justicia!”, escribió el Departamento de Policía de New Canaan en la red social Twitter después de la noticia de los arrestos.

Mawhinney también fue acusado de conspirar para cometer un asesinato.

Troconis admitió en agosto que fue con Fotis Dulos a lavar el Toyota, según las órdenes de arresto. Cuando la policía le preguntó por qué pensaba de que su novio tomó prestada la camioneta de su empleado y le pagó un servicio de 250 dólares, ella respondió: “Bueno, obviamente… toda la evidencia dice que… me mostraste la imagen de la sangre en la puerta, es porque el cuerpo de Jennifer en algún momento estaba allí”.

También dijo que había estado mintiendo cuando previamente dijo que estaba con Fotis Dulos en la mañana del 24 de mayo y que, de hecho, no sabía dónde había estado.

Una libreta incriminatoria

Su reclamo inicial se encontró en “guiones de coartada” en la casa de Fotis Dulos. Troconis admitió que ella y su novio habían preparado las notas para dar cuenta de sus acciones el día que Jennifer Dulos desapareció.

Las notas omitieron “todo comportamiento incriminatorio”. Los investigadores han dicho previamente que Fotis Dulos y Troconis fueron vistos en un video de vigilancia el 24 de mayo en Hartford escondiendo elementos que luego se determinó tenían la sangre de la víctima.

En estos escritos aparentemente incriminatorios también apareció el nombre del abogado Mawhinney. Troconis dijo que él se había reunido con Fotis Dulos el día que su esposa desapareció. Y aunque él lo negó, datos de la ubicación de su teléfono demuestran que estuvo en la casa de 7:30 am a 8:20 am, reportó la estación afiliada a NBC en Connecticut.

Las audiencias judiciales de Fotis Dulos han sido en su mayoría breves. En entrevistas con los medios de comunicación, habló sobre cuánto ama y extraña a sus cinco hijos, que están bajo la custodia de la madre de Jennifer Dulos, Gloria Farber.

Farber ha solicitado la custodia exclusiva de los niños. Fotis Dulos ha luchado en contra y recientemente intentó disolver su caso de divorcio, argumentando que no debería proceder ya que Jennifer Dulos no ha estado presente en las audiencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here