LOS TRACALEROS DEL INEGI

Correspondecia
Por José Luis Castillo

1889

Por José Luis Castillo

De manera que mientras el COVID-19 causa estragos en la mayor parte de las ciudades del Mundo y no se diga México y Tamaulipas, organismos públicos como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía que se dice responsable de normar y coordinar el sistema nacional e información estadística y geografía, después de servirse de cientos de jóvenes, ahora se niega a pagarles sus servicios.

Así es, el INEGI inicio el censo de población y vivienda a principios del mes de marzo y concluyó por ahí del día 20 del mismo mes, en donde dio “empleo” y expuso a contagiarse del COVID-19 a cientos de jóvenes que recorrieron las calles, colonias, ejidos, comunidades rurales y municipios de Tamaulipas, exponiéndose a todo, también a la inseguridad, hay que decirlo.

Ahora simplemente los jóvenes que cumplieron con una serie de requisitos para laborar, esperan el pago de sus servicios, pero la autoridad simplemente hace lo de siempre, ni los ve, ni los escucha, menos da una explicación sobre él porque del atraso del pago, ojalá que el presidente del INEGI Julio Santella, tome cartas en el asunto, porque debe saber que la mayor parte de los participantes en la recaudación de datos, son gente con necedad de trabajo y de recursos, no son gente con un salario seguro como los que trabajan en esas oficinas.

2.-Lejos de cuantos casos y si son positivos o no, finalmente la oportuna estrategia de salud que se implementó en el Congreso Estatal, surtió sus efectos y el impacto del COVID-19, en ese recinto no es de alarmarse.

Después de que se reportó el primer caso de esta nueva enfermedad, las autoridades legislativas tomaron cartas en el asunto determinaron la aplicación de pruebas reactivas rápidas a la totalidad de los trabajadores y diputados, donde insisto, afortunadamente nada que lamentar, sólo el susto porque los portadores del virus son asintomáticos.

Hay que decirlo, el pastor Congresal, Gerardo Peña, con el resto de los integrantes de la junta de Coordinación Política determinaron posponer por unos días las sesiones de pleno, la actividad administrativa y de comisiones para evitar el contagio de más personas.

La aplicación de las pruebas se realizó en coordinación con la autoridad de salud en cada uno de los municipios de Tamaulipas, incluso donde radica cada diputado, lo cual permitió detectar y frenar a tiempo la dispersión del virus y eso simplemente se llama responsabilidad civil, bien por los legisladores.

3.- Y mientras eso sucede, resulta que el SNTE, reclama el pago del programa de lentes y becas para los trabajadores de la educación que a la fecha registra un atraso considerable, como lo señala el líder del magisterio José Rigoberto Guevara Vázquez, quien exige a las autoridades de la Secretaria de Educación de Tamaulipas que cumpla con el pago de estas prestaciones que afecta poco más de 5 mil 200 maestros.

El atraso de los pagos afecta principalmente al programa de becas SET-SNTE, madres solteras y capacidades diferentes, hay que decirlo.

Además la Sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la educación, exige el pago de la prestación de lentes para el personal de educación básica, media superior y superior que beneficia a por lo menos 20 mil trabajadores de la educación, cuyo beneficio y pago se dio por última vez en el año del 2015 y reactivado aunque con él adeudo en el 2018, por este Comité Ejecutivo Seccional.

Hay que señalar que la prestación se volvió a otorgar a los trabajadores de la educación en el año 2016, en el 2017, simplemente no se dio por parte dela administración estatal y después de intensas gestiones se volvió a reactivar en él 2018, aun cuando todavía se les deba a las ópticas a la fecha.

MI correo joseluis_castillogtz@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here