Registra América Latina el 40% de muertes diarias a nivel global por coronavirus

659

Agencias.- En marzo, cuando la pandemia de COVID-19 estaba cobrando la vida de personas en todo el mundo, parecía que América Latina podría escapar ilesa.

Sus Gobiernos eligieron enfoques muy diferentes para enfrentar la pandemia, desde un severo bloqueo en El Salvador y Perú hasta una relativa laxitud en Brasil y México.

Pero a medida que mayo se acerca a junio, la noticia difícilmente podría ser más grave para la región urbanizada de 600 millones de habitantes, o alrededor del 8 por ciento de la población mundial. Es, sin lugar a dudas, el nuevo epicentro del coronavirus, que representa ahora alrededor del 40 por ciento de las muertes diarias en todo el mundo.

Las estadísticas son escalofriantes: Brasil tiene más casos que cualquier otro país, excepto Estados Unidos, y algunos modelos pronostican que las muertes, actualmente en 25 mil, podrían más que cuadruplicarse en los próximos meses. México tuvo su mayor aumento individual en casos y muertes esta semana y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dijo que unas 30 mil personas podrían morir. Perú, Chile y Colombia han establecido récords diarios en la última semana.

Los países latinoamericanos informaron más de mil 900 muertes el miércoles, un récord, que representa el 37 por ciento en todo el mundo. Brasil, Perú, Chile y México han reportado más de 10 mil nuevos casos en los últimos cinco días, lo que los convierte en cuatro de los siete principales países del mundo en ese periodo.

«Muchas de las ciudades más grandes de la región todavía están a varias semanas de sus picos», dijo James Bosworth, autor del boletín semanal Latin America Risk Report. “Los hospitales funcionarán a capacidad durante mucho tiempo, forzando los sistemas de salud. Incluso aquellas ciudades y países que alcanzan su punto máximo verán una meseta de varias semanas y un descenso gradual en lugar de una fuerte caída en los casos».

La evaluación de la situación se complica, como en muchas partes del mundo, con la escasez de datos y el hecho de que las predicciones y modelos de tasas de infección y muerte a menudo han demostrado ser poco confiables.

Chile, un país de 18 millones de personas, ha evaluado a más personas que México, que tiene 127 millones de habitantes. Muchos de los que han muerto en su casa sin comprobar la causa no están registrados como relacionados con COVID-19. Pero una forma de medir el impacto del virus es comparar las tasas de mortalidad con años anteriores. Un informe en la Ciudad de México esta semana encontró cuatro veces más muertes en lo que va de 2020 que en los últimos cuatro años.

Varios países latinoamericanos trataron de cerrar sus puertas a tiempo, pero a menudo sin suficiente ayuda estatal para los muchos millones que trabajan en la economía informal. Y las cuarentenas han sido irregulares. Los mercados al aire libre donde muchas personas compran sus alimentos permanecieron abiertos en algunos lugares. Para obtener ayuda del gobierno, los receptores que no tienen cuentas bancarias a menudo han tenido que alinearse en una formación apretada, propagando aún más el virus.

Una preocupación adicional es que, en toda la región, se reanuda alguna actividad normal incluso a medida que los casos continúan explotando. Sin más ayuda gubernamental y fuerzas de seguridad, muchos países podrían no ser capaces de mantener las cuarentenas hasta que haya pasado lo peor de la tormenta.

En Brasil, una creciente crisis política ha complicado aún más los esfuerzos. El presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, ha discutido públicamente con los gobernadores estatales que imponen restricciones a los movimientos y la fabricación. La aversión de Bolsonaro a las medidas de distanciamiento social y la pasión por la cloroquina le han costado dos ministros de salud desde que se produjo la pandemia. El puesto está actualmente vacante.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador también ha minimizado la necesidad de cerrar la economía para frenar la propagación del virus y comenzó a presionar por una reapertura hace semanas. Dijo que planea reanudar sus viajes a ciudades más pequeñas fuera de la capital tan pronto como la próxima semana.

Se espera que la región se contraiga un 5.2 por ciento este año, la recesión más profunda en 50 años, según el Fondo Monetario Internacional. Alrededor del 40 por ciento de los empleos se encuentran en la economía informal, dijo el FMI en un informe el mes pasado.

América Latina tiene una élite sofisticada, cuyos miembros parecen haber sido los primeros infectados cuando regresaron de esquiar en Colorado y de las celebraciones de Carnaval en Italia.

Pero también tiene una enorme clase baja que vive a menudo en condiciones primitivas, lejos de hospitales decentes. Son aquellos segmentos de las poblaciones, algunos de los cuales viven en lugares cerrados sin agua limpia, los que ahora arden con infección.

El escenario de pesadilla que algunos temían en Siria o India parece estar desarrollándose en Brasil.

Esta semana, Brasil registró cifras de muertes diarias que superan a las de Estados Unidos, el epicentro mundial, y probablemente superará las cifras de muertes en España y Francia dentro de una semana. Países vecinos como Paraguay, Uruguay y Colombia han cerrado fronteras a Brasil y Estados Unidos impuso una prohibición de viajar esta semana.

Un informe de UBS publicado el miércoles dijo que seis de los 27 estados de Brasil están alcanzando su punto máximo, mientras que las muertes totales están aumentando en 21 estados. No hay señales de un pico en México todavía, escribieron los analistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here