«INEGI ESTIMÓ BAJA DE 12 MILLONES DE TRABAJADORES»

Opinión Económica
Por Jorge Alfredo Lera Mejía

1709

Dr. Jorge A. Lera Mejía

Este 1 de junio, el INEGI abrió un debate serio, al reconocer la pérdida temporal de al menos 12 millones de empleos al corte de abril, directamente provocado por el cierre de actividades del Covid-19.

Ya se habían encendido las luces de alarma, primero por parte de las estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que declaró que entre el 13 de marzo al 31 de abril, se perdieron al menos 758 mil empleos formales. Estimando, que en mayo se podrían acumular otro millón de empleos. Los formales ante el IMSS, solo representan una cuarta parte del espectro total del empleo que a su vez reporta en las estadísticas de empleos por el INEGI.

El foco de la caída de 12 millones de personas en la Población Económicamente Activa (PEA), se desglosa primeramente con una baja en la Población Ocupada (PO), reflejada al observar el dato de 54.7 a 43.3 millones de personas en el balance total de trabajadores.

Este aumento de la población Desocupada (D) por 11.4 millones, se distribuye de la siguiente manera: 5.6 millones de trabajadores subordinados y remunerados, medio millón de empleadores, 4 millones de trabajadores por cuenta propia, y 1.3 millones de trabajadores no remunerados.

Además, se agregan seis millones de mexicanos que vieron deteriorado su trabajo, y ahora son parte de la población Subocupada (S).

Al considerar estos dos movimientos, el de Desocupados (D) y Subocupados (S), se refleja en el total anterior al coronaviris, 50.7 millones de personas ocupadas, a tener ahora solo 32.3 millones registrados ante el INEGI.

Los 18.4 millones restantes pasaron al Desempleo (D), la Subocupación (S).

Significa en términos porcentuales que el 36% de los mexicanos perdieron su empleo de forma total o parcial durante el mes de abril. Casi la mitad de ellos laboraba en micronegocios pymes.

De acuerdo a lo publicado ayer en la Redacción del portal Animal Político:

[…] Durante el mes de abril, tras la declaratoria de emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus en México, 12 millones de trabajadores salieron del mercado laboral por la cuarentena de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística (INEGI) en la presentación este lunes 1 de junio de su primera Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE), para la que hizo llamadas a 14 mil 294 viviendas particulares en todo el país, entre la última semana de marzo y todo el mes de abril.

El INEGI reportó que en abril la Tasa de Participación Económica fue del 47.5%, una cifra inferior en 12.3 puntos porcentuales a la de marzo de este mismo año, cuando comenzaron a registrarse en México los primeros casos de coronavirus.

Esta disminución porcentual, apuntó el INEGI, se traduce en una reducción de 12 millones de personas económicamente activas en abril, que refirieron en las entrevistas telefónicas que se encuentran en suspensión de labores temporal por la pandemia, sin goce de sueldo, y sin la certeza de si regresarán a su trabajo.

“Es importante subrayar que se trata de una suspensión sin percepción de ingresos de por medio y sin certeza de si se mantiene el vínculo laboral o de retorno al trabajo”, hizo hincapié el Instituto en una conferencia virtual.

Édgar Vielma Orozco, director general de Estadísticas Sociodemográficas del INEGI, destacó durante la presentación otro dato: por primera vez, la Población No Económicamente Activa en México, es decir, las personas que no están ocupadas, ni buscan trabajo, fue superior (52.5% en el mes de abril) a la Población Económicamente Activa (47.5%).

“El cambio en el mercado laboral no se está presentando en la desocupación. Es decir, no pasaron por la transición de ocupados, desocupados, y después población que ya no busca empleo, sino que dieron un salto de manera directa de ocupados a ser Población No Económicamente Activa (Fin de cita Animal Político).

Este hecho vuelve a poner la pauta del principal problema actual en la economía mexicana. Es menester dar prioridad al apoyo directo o indirecto de las micro y pequeñas empresas nacionales, que son el principal sector empresarial afectado por la pandemia.

Estos apoyos pueden ser en apoyos mediante diferendos fiscales para al menos tres meses de facilitación, reducción de las actuales tarifas y servicios públicos como son el agua y luz eléctrica, también aplazar a tres meses los pagos del IMSS e Infonavit.

Por el lado de los apoyos de financiación, se deben retomar las propuestas de ampliar nuevas líneas de crédito con tasas de interés preferenciales y con garantías apoyadas con fondos institucionales. Dichos créditos para capital de trabajo, deben ser suficientes en cuanto librar al menos flujos de efectivo para los siguientes tres meses cruciales.

Por último, es importante tomar en serio la propuesta llamada ‘salario solidario’, que la Coparmex ha estado insistiendo para poder garantizar a los trabajadores actualmente en ‘paro’ ya sea por uso del ‘Home Office’ o de medios turnos, donde la federación pudiera absorber un 33% de dicho salario, la propia empresa otro 35% y el restante 35% lo retome el trabajador en una especie de sacrificio provisional. Lo importante es disponer al menos del 70% de sus ingresos, a pasar a ser despedido…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here