Niñas mexicanas son vendidas y obligadas a casarse, pese a prohibición


1178

Agencias.- A pesar de que desde 2019 está prohibido el matrimonio infantil en México, esta práctica sigue ocurriendo en varias regiones del país como Chiapas, Oaxaca y Guerrero, donde es común la venta de niñas a partir de los 11 años sin que la autoridad lo prohiba, alertaron las organizaciones Save the Children, Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe y la Red por los Derechos de la Infancia en Mexico (Redim).

 

El caso más reciente que se hizo público fue el de Angélica, una menor originaria de Guerrero quien huyó de su casa luego de ser violada por su suegro. La adolescente fue vendida por sus padres cuando tenía 11 años. El padre de su esposo pagó 120 mil pesos para juntarla en concubinato con su hijo de entonces 15 años.

 

El calvario de Angélica no terminó con la violación, pues al huir fue detenida y recluida en una cárcel por 11 días, luego de que su suegro solicitó que fuera puesta en prisión en la comunidad de Dos Ríos. Para que la menor recuperara su libertad, Rutilio, su suegro, pedía la devolución de los 120 mil pesos que pagó por ella, más 90 mil pesos de “intereses”. Además, para presionar a la familia, y que esta pagara el monto solicitado, también encarcelaron a la abuela de Angélica y a tres de sus hermanas menores de edad.

 

El caso se hizo mediático y finalmente la menor fue liberada y su suegro se encuentra preso. Sin embargo, más casos como el de Angélica ocurren en este momento en varias partes del país, donde tan sólo en 2020, 153 mil 485 mujeres de entre 12 y 17 años había tenido al menos un hijo vivo nacido, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) documentadas por la organización Redim.

 

Los municipios con más madres adolescentes fueron León (Guanajuato), Juárez (Chihuahua), Puebla (Puebla), Tijuana (Baja California) e Iztapalapa (Ciudad de México). En algunos municipios como La Pe (Oaxaca), Mitonic (Chiapas) e Ixcamilpa de Guerrero (Puebla) las madres adolescentes llegaban a representar una de cada 10 de las mujeres de 12 a 17 años.

 

La restricción para contraer matrimonio a partir de los 18 años formaba parte del Código Civil de algunas entidades federativas desde antes de la promulgación de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en 2015, pero se hizo a nivel nacional en 2019 cuando se incorporó en el Código Civil Federal.

 

A pesar de este logró, México ocupa el primer lugar en embarazo adolescente entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con tasas de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años, según cifras de 2018.

 

Las organizaciones destacan que de las 153 mil 485 mujeres de entre 12 y 17 años con al menos un hijo, el 80 por ciento está dentro de una unión arreglada, es decir que son vendidas.

 

“Estas uniones tempranas tienen factores muy claros, el primero es que las niñas tienen muy poca opción de decidir sobre su cuerpo; segundo que están lejos de las protecciones sociales como la escuela; y el tercer factor es que son víctimas de mucha violencia”, explicó en entrevista Juan Martín, defensor de derechos de la infancia de la organización Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe.

 

“Para muchas de ellas la unión temprana, ya sea por matrimonio arreglado o no, es una forma de afrontar la dinámica de violencia que viven. En el caso de la niña de Guerrero es un caso paradigmático porque se observa una herencia generacional, la abuela, la madre y la hija se casaron de niñas”, agregó.

 

Las cifras de maternidad infantil en México aún son alarmantes y muestran que en casi todo el país ocurre esta práctica. Por ejemplo, los 15 municipios con más madres de entre 12 y 17 años son:

 

–León (Guanajuato): 2 mil 110

–Juárez (Chihuahua): mil 899

–Puebla (Puebla): mil 531

–Tijuana (Baja California): mil 453

–Iztapalapa (Ciudad de México): mil 245

–Ecatepec (Estado de México): mil 191

–Aguascalientes (Aguascalientes): mil 184

–Zapopan (Jalisco): mil 83

–Tlajomulco de Zúñiga (Jalisco): mil 47

–Culiacán (Sinaloa): 980

–Acapulco (Guerrero): 975

–Saltillo (Coahuila): 973

–Chimalhuacán (Estado de México): 941

–Mexicali (Baja California): 868

–Toluca (Estado de México): 843

 

En cuanto a los matrimonios, las cifras del Inegi muestras desde hace 10 años una tendencia a la baja en México: 2011 (57 mil 982), 2012 (54 mil 138), 2013 (48 mil 275), 2014 (35 mil 178), 2015 (24 mil 338), 2016 (11 mil 548), 2017 (2 mil 725), 2018 (589), 2019 (69) y 2020 (26).

 

De acuerdo con estas cifras, el año pasado en México sólo 26 menores de edad contrajeron nupcias en un total de 25 matrimonios. Las entidades con la mayor proporción son Chihuahua 26.9% (7), Durango 19.3% (5), Puebla 11.5%(3) y Guanajuato 11.5% (3). El resto corresponden a cuatro entidades.

 

“Las niñas y adolescentes en México enfrentan una serie de riesgos que ponen en peligro su vida y oficialmente hay muy pocos datos de cuáles son las uniones informales”, indicó Mariana Pria, de Save the Children México.

 

De acuerdo con un análisis realizado por esta organización, con motivo del Día Internacional de la Niña, que se celebra el 11 de octubre, cada año mueren más de 22 mil niñas a causa de los embarazos y los partos derivados del matrimonio infantil.

 

En África Occidental y Central, que cuenta con la tasa más alta de matrimonio infantil en el mundo, se producen casi la mitad (9 mil 600) de todas las muertes estimadas relacionadas con el matrimonio infantil, 26 muertes al día.

 

En el sur de Asia se producen 2 mil muertes relacionadas con el matrimonio infantil al año (seis al día), seguido de Asia oriental y el Pacífico con 650 muertes (dos al día), y América Latina y el Caribe con 560 muertes anuales (casi dos al día).

 

Sobre la venta de niñas para contraer matrimonio, Juan Martín Pérez García, defensor de derechos de la infancia de la organización Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe, enfatizó en la obligación del Gobierno para proteger a las niñas.

 

“Si ya sabe dónde se da este fenómeno (venta de niñas para casarse) debe organizar programas de fortalecimiento para empoderar a las niñas; se necesitan bajar los índices de impunidad, que quien cometa este tipo de actos se sancione”, exigió.

No hay publicaciones para mostrar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here