"INFORME SOBRE DESIGUALDAD GLOBAL 2022"

Opinión Económica
Por Jorge Alfredo Lera Mejía

1626

Por: Lucas Cancel, Tomás Piketty, Et Al. ONU-UNCTAD- Laboratorio Desigualdad  Mundial

[...] NOTA INTRODUCTORIA POR DR. JORGE LERA... Ante lo trascendente de la información, que el más reciente Informe Mundial sobre la Desigualdad, publicado en este mes por la ONU UNCTAD, hoy me permito reproducir parte principal del Resumen Ejecutivo, respetando los derechos de los autores y de la Institución internacional [...]

DESIGUALDAD COMO BIEN PÚBLICO GLOBAL: 

Vivimos en un mundo en el que abundan los datos y, sin embargo, carecemos de información básica sobre la desigualdad.

A pesar de que los gobiernos de todo el mundo publican las cifras sobre el crecimiento económico todos los años, los reportes no detallan cómo se distribuye el crecimiento entre la población, es decir, sobre quién gana y quién pierde con las políticas económicas.

El acceso a dichos datos es fundamental para promover la democracia. Más allá de los ingresos y la riqueza, también es fundamental mejorar nuestra capacidad colectiva para medir y monitorear otras dimensiones de las disparidades socioeconómicas, incluidas las desigualdades ambientales y de género.

La información sobre desigualdad de acceso abierto, transparente y confiable es un bien público mundial.

Este informe presenta la síntesis más actualizada de los esfuerzos investigativos internacionales para rastrear las desigualdades globales. Los datos y análisis presentados aquí se basan en el trabajo de más de 100 investigadores durante cuatro años, ubicados en todos los continentes, contribuyendo a la Base de Datos de Desigualdad Mundial (WID. world), constituida por el Laboratorio de Desigualdad Mundial (World Inequality Lab -WIL-).

Esta vasta red colabora con instituciones estadísticas, autoridades fiscales, universidades y 

organizaciones internacionales para armonizar, analizar y difundir datos internacionales comparables sobre desigualdad.

Las desigualdades contemporáneas de ingresos y riqueza son muy grandes. 

Una persona adulta promedio gana 16 700 € PPA (23 380 USD PPA) por año en 2021, y posee en promedio 72 900 € (102 600 USD).

Estos promedios ocultan amplias disparidades tanto entre países como dentro de ellos. El 10% más rico de la población mundial recibe actualmente el 52% del ingreso mundial, mientras que la mitad más pobre de la población gana el 8,5%.

En promedio, una persona del 10% superior de la distribución mundial del ingreso gana 87 200 € (122 100 USD) por año, mientras que una persona de la mitad más pobre de la distribución mundial del ingreso gana 2 800 € (3 920 USD) por año.

Las desigualdades mundiales de riqueza son incluso más pronunciadas que las desigualdades de ingresos.

La mitad más pobre de la población mundial apenas posee el 2% del total de la riqueza. En contraste, el 10% más rico de la población mundial posee el 76% de toda la riqueza.

En promedio, la mitad más pobre de la población cuenta con un patrimonio de 2 900 € PPA por adulto, es decir, 4 100 USD y el 10% superior es tiene un patrimonio de 550 900 € (o 771 300 USD) en promedio.

LOS INGRESOS NACIONALES MEDIOS DICEN POCO SOBRE LA DESIGUALDAD: 

El mapa mundial de desigualdades revela que los niveles de ingresos medios nacionales son malos indicadores de la desigualdad: entre los países de ingresos altos, algunos son muy desiguales (como los EE.UU.), mientras que otros son relativamente iguales (por ejemplo, Suecia). Lo mismo ocurre entre los países de ingresos bajos y medianos, donde algunos muestran una desigualdad extrema (por ejemplo, Brasil e India), otros muestran niveles altos (por ejemplo, China) mientras que otros cuentan con niveles más moderados a relativamente bajos (por ejemplo, Malasia, Uruguay).

LA DESIGUALDAD ES UNA OPCIÓN POLÍTICA, NO UNA INEVITABILIDAD: 

Las desigualdades de ingresos y riqueza han ido en aumento en casi todas partes desde la década de 1980, tras una serie de programas de desregulación y liberalización que adoptaron diferentes formas en diferentes países.

El aumento no ha sido uniforme: algunos países han experimentado incrementos espectaculares de la desigualdad (incluidos EE.UU., Rusia e India) mientras que otros (países europeos y China) han experimentado aumentos relativamente menores.

Estas diferencias, de las que hablamos extensamente en la edición anterior del Informe sobre la Desigualdad en el Mundo (World Inequality Report), confirman que la desigualdad no es inevitable, es una elección política.

LAS DESIGUALDADES GLOBALES CONTEMPORÁNEAS SE ACERCAN A LOS NIVELES DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX, EN LA CÚSPIDE DEL IMPERIALISMO OCCIDENTAL:

Si bien la desigualdad ha aumentado en la mayoría de los países, durante las últimas dos décadas, las desigualdades globales entre países han disminuido. En consecuencia, la brecha entre los ingresos medios del 10% de individuos más ricos y los ingresos medios del 50% de los individuos más pobres se redujo de alrededor de 50 veces a poco menos de 40 veces.

Al mismo tiempo, las desigualdades aumentaron significativamente dentro de los países. La brecha entre los ingresos promedio del 10% superior y el 50% inferior de las personas dentro de los países casi se ha duplicado, de 8,5 veces a 15 veces.

Este fuerte aumento de las desigualdades dentro de los países ha significado que, a pesar de la recuperación económica y un fuerte crecimiento en los países emergentes, el mundo sigue siendo particularmente desigual en la actualidad.

También significa que las desigualdades dentro de los países son ahora incluso mayores que las marcadas desigualdades observadas entre países. 

Las desigualdades globales parecen ser tan grandes hoy como lo fueron en el pico del imperialismo occidental a principios del siglo XX.

De hecho, la proporción de ingresos que capta actualmente la mitad más pobre de la población mundial es aproximadamente la mitad de lo que era en 1820, antes de la gran divergencia entre los países occidentales y sus colonias.

En otras palabras, aún queda un largo camino por recorrer para deshacer las desigualdades económicas globales heredadas de la alta desigualdad en la organización de la producción mundial entre mediados del siglo XIX y mediados del XX. 

LAS NACIONES SE HAN VUELTO MÁS RICAS, MIENTRAS QUE LOS GOBIERNOS SE HAN VUELTO MÁS POBRES: 

Una forma de entender estas desigualdades es centrarse en la brecha entre la riqueza neta de los gobiernos y la riqueza neta del sector privado.

Durante los últimos 40 años, los países se han vuelto significativamente más ricos, pero sus gobiernos se han vuelto significativamente más pobres.

La participación de la riqueza en manos de los actores públicos es cercana a cero o negativa en los países ricos, lo que significa que la totalidad de la riqueza está en manos privadas.

Esta tendencia se ha visto magnificada por la crisis del COVID, durante la cual los gobiernos tomaron prestado el equivalente al 10-20% del PIB, esencialmente del sector privado.

La escasa riqueza actual de los gobiernos tiene importantes implicaciones para las capacidades estatales de abordar la desigualdad en el futuro, así como los desafíos clave del siglo XXI como el cambio climático.

El aumento de la riqueza privada también ha sido desigual dentro de los países y a nivel mundial.

Los multimillonarios mundiales han capturado una parte desproporcionada del crecimiento de la riqueza mundial durante las últimas décadas: el 1% superior se llevó el 38% de toda la riqueza adicional acumulada desde mediados de la década de 1990, mientras que el 50% inferior capturó solo el 2%.

Esta desigualdad se debe a una grave desigualdad en las tasas de crecimiento entre los segmentos superior e inferior de la distribución de la riqueza.

La riqueza de las personas más ricas del mundo ha crecido entre un 6% y un 9% anual desde 1995, mientras que la riqueza promedio ha aumentado un 3,2% anual.

Desde 1995, la participación de la riqueza mundial propiedad del 0,01% más rico creció del 7% al 11%.

La participación de la riqueza en manos de multimillonarios también se disparó durante este período (del 1% al 3%) y este aumento se exacerbó durante la pandemia de COVID.

De hecho, 2020 marcó el aumento más pronunciado registrado en la participación de los multimillonarios en la riqueza del mundo.

LAS DESIGUALDADES DE RIQUEZA DENTRO DE LOS PAÍSES SE REDUJERON DURANTE LA MAYOR PARTE DEL SIGLO XX, PERO LA PARTICIPACIÓN DEL 50% INFERIOR SIEMPRE HA SIDO MUY BAJA: 

La desigualdad de riqueza se redujo significativamente en los países occidentales entre principios del siglo XX y la década de 1980, pero la mitad más pobre de la población de estos países siempre ha poseído muy poco, es decir, entre el 2% y el 7% del total.

En otras regiones, la participación del 50% inferior es aún menor.

Estos resultados muestran que queda mucho por hacer en todas las regiones del mundo si queremos reducir las desigualdades extremas de riqueza.

Las desigualdades de género siguen siendo considerables a nivel mundial y el progreso dentro de los países es demasiado lento. 

El Informe sobre la desigualdad mundial 2022 proporciona las primeras estimaciones de la desigualdad de género en los ingresos globales. En general, la participación de las mujeres en los ingresos laborales totales (ingresos laborales) se acercó al 30% en 1990 y se sitúa en menos del 35% en la actualidad.

La desigualdad de ingresos de género actual sigue siendo muy alta: en un mundo con igualdad de género, las mujeres ganarían el 50% de todos los ingresos laborales.

En 30 años, el progreso ha sido muy lento a nivel mundial y la dinámica ha sido diferente entre los países; algunos países registraron avances, mientras que otros experimentaron reducciones en la participación de las mujeres en los ingresos.

REDISTRIBUIR LA RIQUEZA PARA INVERTIR EN EL FUTURO:

El Informe sobre la desigualdad en el mundo 2022, revisa varias opciones de políticas para redistribuir la riqueza e invertir en el futuro a fin de enfrentar los desafíos del siglo XXI.

En este informe se presentan las ganancias de ingresos que provendrían de un modesto impuesto progresivo sobre el patrimonio de los multimillonarios globales.

Dado el gran volumen de concentración de la riqueza, los impuestos progresivos modestos pueden generar ingresos importantes para los gobiernos.

En nuestro escenario, encontramos que el 1,6% de los ingresos globales podría generarse y reinvertirse en educación, salud y transición ecológica.

El informe viene con un simulador en línea para que todos puedan diseñar su impuesto sobre el patrimonio preferido a nivel mundial o en su región.

Destacamos desde el principio que abordar los desafíos del siglo XXI no es factible sin una redistribución significativa de las desigualdades de ingresos y riqueza.

El surgimiento de los estados de bienestar modernos en el siglo XX, que estuvo asociado con un tremendo progreso en salud, educación y oportunidades para todos, estuvo vinculado al aumento de tasas impositivas progresivas y pronunciadas.

Esto jugó un papel fundamental para garantizar la aceptabilidad social y política de un aumento de los impuestos y la socialización de la riqueza.

Será necesaria una evolución similar para abordar los desafíos del siglo XXI.

La evolución reciente de la fiscalidad internacional muestra que, de hecho, es posible avanzar hacia políticas económicas más justas tanto a nivel mundial como dentro de los países.

Los capítulos 8, 9 y 10 del informe discuten varias opciones para abordar la desigualdad, aprendiendo de ejemplos en todo el mundo y a lo largo de la historia moderna.

La desigualdad es siempre una opción política y aprender de las políticas implementadas en otros países o en otros momentos es fundamental para diseñar vías de desarrollo más justas. 

Fuente: Resumen Ejecutivo del Informe presentado. Diciembre de 2021.

No hay publicaciones para mostrar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here