La jugada maestra

Palacio
Por Mario Díaz Vargas

-Con revocación o sin ella, AMLO sería el único ganador -Si se impone el INE será una “victoria del Poder”; si no, ganará su popularidad -Cualquier resultado ratificará la supremacía partidista de Morena

2110

Por Mario Díaz

DESDE cierta perspectiva, todo parece indicar que la revocación o ratificación de mandato es en realidad una jugada maestra del presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR para fortalecer el proyecto de continuidad del gobierno de la Cuarta Transformación.

En efecto, si prospera la decisión de los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) para aplazar ese ejercicio cívico hasta en tanto se resuelva el problema financiero, LÓPEZ OBRADOR captará mayor popularidad al manipular la opinión pública en el sentido de que se trata de un golpe a la democracia participativa.

En contraparte, si el Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) o bien la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenan que se lleve a cabo la consulta ciudadana, el creador del Movimiento de Regeneración Nacional se verá fortalecido con el apoyo de los electores, cuyo voto, desde ahora, es fácil imaginar el sentido del mismo.

En consecuencia, no resulta temerario ni es faltar a la objetividad predecir que la reforma constitucional para legalizar la revocación de mandato es una jugada maestra de quien a lo largo de muchos años ha practicado la narrativa de la confrontación y adoptado una postura de portavoz de los intereses del pueblo. Por obvias razones, además del hartazgo social hacia ciertas ideologías partidistas, AMLO mantiene un alto índice de popularidad que, sin duda, será garantía de triunfo durante la renovación de las seis gubernaturas del año próximo, el relevo gubernamental en el estado de México en 2023 y la elección presidencial en 2024.

Como era de esperarse, CLAUDIA SHEIBAUM, MARCELO EBRARD y RICARDO MONREAL, aspirantes a la candidatura de Morena a la presidencia de la república, cerraron filas y se manifestaron en contra de la decisión de los consejeros del INE.

Lógicamente, los 17 gobernadores del partido en el poder nacional y la Jefa de Gobierno de la ciudad de México, también externaron públicamente su inconformidad por la suspensión temporal del ejercicio de revocación de mandato, bajo el argumento de “que se limita el derecho de los ciudadanos para tener una democracia participativa”.

En cambio, desde la equina contraria, la alianza partidista integrada por el PAN-PRI-PRD se amalgamaron en torno al INE, asegurando que la revocación de mandato es un capricho con alto rendimiento político en favor del huésped del Palacio Nacional.

La jugada maestra de AMLO-en resumen-arroja un par de probables escenarios de acuerdo a tiempos y circunstancias: Uno, si el Instituto Nacional Electoral mantiene su postura de posponer el ejercicio cívico de revocación de mandato se traducirá en una “victoria del Poder” de los neoliberales y, dos, si el TRIFE o la SCJN ordenan al árbitro electoral realizar la consulta ciudadana con o sin ampliación de presupuesto, sin duda, se impondrá la popularidad del presidente LÓPEZ OBRADOR.

Es decir, cualquiera de los dos resultados beneficiará a quien preside el gobierno de la Cuarta Transformación y, por ende, el Movimiento de Regeneración Nacional ratificará su supremacía partidista a lo largo y ancho del territorio nacional en una jugada maestra en todo su esplendor.

Sin embargo, cabe señalar que, al margen de la decisión de los consejeros del INE y eventuales ordenamientos de magistrados o ministros, la realidad es que el jefe de las instituciones federales fue electo para un mandato constitucional de seis años tal y como lo ordena la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, misma que protestó cumplir y hacer cumplir.

Es por ello que la revocación de mandato es catalogada como un ejercicio ciudadano innecesario, toda vez que en realidad se trata de una ratificación con tintes meramente políticos, matizado con pincelazos de “democracia participativa”.

Mientras tanto, el próximo sábado vence el plazo para la recopilación de firmas del 3% del padrón electoral que avale la revocación de mandato, y el 2 de febrero es la fecha límite para que el INE revise y valide la decisión ciudadana.

Dígase lo que se diga, la verdad monda y lironda es que la reducción presupuestaria al INE también forma parte de la “jugada maestra”.

 

DESDE EL BALCÓN:

I.-En una acción con exceso de fuerza, el gobierno del estado se apropió de seis centros municipales de bienestar en Nuevo Laredo, Tamaulipas, con el apoyo de la Policía Estatal.

Así como en H. Matamoros los “vientos del cambio” se hicieron presentes en la Junta de Aguas y Drenaje, en aquella ciudad fronteriza gobernada por Morena, el gobierno cabecista también hizo de las suyas.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.

[email protected]et.mx     

No hay publicaciones para mostrar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here