Será el sereno, pero hasta foto hubo

Vientos del Sur
Por Guillermo Gutiérrez González

3478
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Por Guillermo Gutiérrez González

El sábado pasado los tamaulipecos estábamos pendientes de la visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador a la ciudad de Nuevo Laredo, para encabezar una gira sobre la operación de las aduanas de nuestro país. Pero más allá de los asuntos oficiales de esa reunión, el interés o el morbo político estaba puesto en el eventual encuentro entre el titular de gobierno federal y el gobernador de Tamaulipas.

Una especulación que se deriva por los desencuentros y choques constantes que ambos actores políticos han tenido a lo largo de los últimos dos años por diferentes motivos, como los recortes en los presupuestos de egresos para los estados, la alianza federalista, el INSABI,  las cuentas y propiedades del gobernador; lo que concluyó con el famoso desafuero aprobado por la cámara de Diputados en México,  que finamente no fue homologado por el congreso estatal, lo que lo mantiene libre, además de otras controversias que se ventilan en la SCJN.  

Ante todo ello, surgen especulaciones de que Francisco García Cabeza de Vaca no había recibido invitación oficial para estar presente en el evento con el mandamás en México, por ser, según el gobierno federal, un mandatario desaforado de su cargo. Una descortesía que ha sucedido en otras ocasiones cuando AMLO ha visitado el estado, por ejemplo, en sus dos recientes recorridos por la Refinería de Ciudad Madero, nunca apareció el jefe del ejecutivo estatal.

Pero el sábado por la tarde, de manera sorpresiva, el gobernador publica una foto a lado del presidente de México y comparte un mensaje donde da cuenta de que ese día había estado en Nuevo Laredo, barriendo con los rumores de que no había sido invitado.

Sin embargo, se dice que Cabeza de Vaca se las ingenió para asistir y que, con la ayuda del embajador de EE. UU., Ken Salazar, logró colarse a la reunión. Será el sereno, pero ambos personajes, AMLO y FGCV, estuvieron frente a frente y posaron para la pic.

La lectura más simple de las cosas es que el Gobernador no se rinde ni ha entregado el estado ante las presiones y todo indica que quieren dar la batalla para retener el poder en Tamaulipas a través de su amigo el “Truko Verastegui” quién ha igualado las encuestas.

[email protected] 

No hay publicaciones para mostrar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí