"AUTOPISTA LA GLORIA-SAN FERNANDO CUMPLE CON SEGURIDAD E INFRAESTRUCTURA: IMT"

Opinión Económica
Por Jorge Alfredo Lera Mejía

1500
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Dr. Jorge A. Lera Mejía

Ante distintas opiniones que se habían vertido por diferentes opiniones públicas y privadas, desde el municipio de Nuevo Laredo, sobre las condiciones de seguridad y mantenimiento de la carretera de cuota La Gloria a San Fernando, este fin de semana se dio a conocer un dictamen de expertos sobre dicha situación técnica y operativa.

Le comento que la Coordinación de Seguridad y Operación del Transporte, del Instituto Mexicano del Transporte, y tras la realización de un profundo diagnóstico sobre la seguridad de la infraestructura de los tramos libres y de cuota, de la vía carretera La Gloria-San Fernando, de la Autopista Monterrey-Nuevo Laredo, concluyó que ambos tramos cumplen estrictamente con los requerimientos ordenados en la autorización otorgada a la Concesionaria por la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal, así como con la normatividad aplicable en la materia. Y esa, por supuesto, que es una muy buena noticia para quienes circulan por ambas vías.

Este diagnóstico se hizo de manera muy profesional por el organismo desconcentrado de la SICT, y su misión es proveer soluciones al sector transporte y logístico en México, público y privado, que garanticen su calidad, seguridad y sustentabilidad, para contribuir al desarrollo del país, a través de investigación aplicada, servicios tecnológicos y de laboratorio, producción de normas, manuales y metodologías, formación post profesional, y difusión de los resultados y conocimientos adquiridos.

En este informe derivado de la Investigación SE 14/22, con fecha 6 de mayo de 2022, el órgano ejecutivo emitió los resultados del estudio sobre la seguridad en la infraestructura de los tramos, libre y de cuota, La Gloria-San Fernando, de la Autopista Monterrey-Nuevo Laredo, concluyendo que ambas vías son más seguras que otros tramos carreteros del país y que la infraestructura no incide en el nivel de riesgos y siniestralidad de esta ruta. Ello garantiza, reitero, que quienes circulan por estas vías carreteras lo pueden hacer con la seguridad que establecen las normas más estrictas para el diseño y operación de autopistas a nivel nacional e internacional.

El análisis detectó que el problema de los accidentes se da cuando los usuarios de ambos tramos, el libre y el de cuota, exceden los límites de velocidad permitidos, lo que incrementa los niveles de accidentes que se presentan en ambas vías carreteras. Ahí es donde se tiene que hacer una profunda concientización, porque ese problema, los accidentes en las vías carreteras, Asimismo, se señala también que el problema de los accidentes “se acentúa en relación con los vehículos de carga”, derivado del exceso de velocidad, así como la fatiga de los conductores que genera exceso de sueño en los mismos.

Como ejemplo, le comparto que el pasado 2021 fue un año extraordinariamente letal en las carreteras mexicanas. Tan sólo en el primer semestre de ese año, sumaron 7 mil 463 muertes por accidentes de tránsito, de acuerdo con cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Esta cifra supone que se registraron 1 mil 316 muertes más que en el mismo periodo de 2020; un 21.5% al alza, y hasta un 34.5% más que seis años atrás, en 2015. De hecho, con un promedio de 1 mil 273 accidentes mortales cada mes (42 cada día), ha sido el primer semestre de 2021 el periodo más letal desde que en 2015 comenzó a llevarse un registro oficial de víctimas en el país.

Adicional, el análisis deja claro que el mayor número de accidentes que se registran en las rutas son las salidas del camino, choques por alcance y, en menor medida, choques frontales, lo que no es generado por un problema de infraestructura carretera, sino que en todos ellos incide el factor humano, por lo que se hace urgente la concientización de los conductores para disminuir los índices de siniestralidad, no sólo en estas rutas, sino en todas las carreteras y autopistas del país. Es un asunto de responsabilidad personal. Si no estoy en condiciones de conducir un vehículo, no lo hago; si estoy cansado, me detengo y descanso; si manejo no consumo bebidas alcohólicas ni drogar. Esas son decisiones personalísimas que reitero, inciden, en incrementar el riesgo de sufrir un accidente, en donde, además, podemos afectar la vida y la integridad de terceros y, en ese escenario, los terceros podrían ser nuestros seres queridos.

Además, el análisis minucioso de las condiciones en que se encuentran ambos tramos, con referencia a los lineamientos de la autorización del proyecto, señalan que, “como cualquier proyecto es perfectible”, razón por la cual genera algunas recomendaciones generales, aunque la más importante de ellas, es que la Guardia Nacional se encargue de la vigilancia de ambos tramos para mitigar la ocurrencia de accidentes en las rutas derivadas de estos dos factores humanos: exceso de velocidad y cansancio y fatiga de los manejadores.

Cabe destacar que este diagnóstico realizado por el Instituto Mexicano del Transporte, se dio ante la presentación de un exhorto por parte del Cabildo de Nuevo Laredo, lo que ratifica el compromiso del concesionario por ofrecer servicios de calidad para unir la frontera de México con el resto del país. Y el resultado de este análisis, debe dejar mucho muy tranquilos a quienes impulsaron el exhorto, porque quedó muy clara la transparencia del operador de estas rutas, el estricto cumplimiento de la norma y lo que mandata la concesión que están operando de manera eficaz y de manera eficiente.

No hay publicaciones para mostrar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí