CEDES del Estado son reprobados por Derechos Humanos

2385

Los penales en Tamaulipas presentan autogobiernos, sobornos e insuficiencia de personal de custodia y seguridad, según evaluación de la CNDH.

Con el propósito de reducir el problema de sobrepoblación en los reclusorios de Tamaulipas, 486 reos del fuero federal, han sido excarcelados y llevados a otros penales, de los cuales 269 han sido durante las últimas semanas.

Los penales en Tamaulipas presentan problemas de autogobiernos o cogobiernos; el cobro de extorsiones y sobornos; presencia de actividades ilícitas e insuficiencia de personal de custodia y seguridad.

Otras irregularidades detectadas son: Hacinamiento; deficiente separación de hombres y mujeres; deficiencia en los servicios de salud; insuficiencia de vías para denunciar posibles violaciones de derechos humanos, y deficiencias en la alimentación, según el diagnóstico elaborado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Ante ello y las disponibilidad de espacios en Centros Federales de Prevención y Readaptación Social, así como de alta seguridad, es que se ha efectuado el traslado de reos del fuero federal, así como de alta peligrosidad a otros penales bajo la vigilancia de la Secretaría de Seguridad Pública de la Federación.

En las últimas semanas de los reclusorios de Nuevo Laredo, Victoria, Tula y Altamira han sido excarcelados 269 reclusos federales y trasladados a diferentes penales fuera de la entidad, con el propósito de reducir la presión dentro de las cárceles y mejorar las condiciones dentro de los internos.

Según el último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP) 2019, realizado cada año por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) con una calificación de 5.42, los Centros de Ejecución de Sanciones (CEDES) de Tamaulipas, están reprobados.

Solamente tres entidades lograron calificación menor a seis. A Tamaulipas se sumaron Veracruz y Guerrero.

El CEDES de Reynosa logró una calificación de 4.91; el de Victoria, 5.22; el de Nuevo Laredo, 5.38; de Matamoros, 5.43 y el de Altamira 6.16.

En los cinco reclusorios visitados en Tamaulipas se observaron problemas de autogobiernos o cogobiernos; el cobro de extorsiones y sobornos; presencia de actividades ilícitas e insuficiencia de personal de custodia y seguridad.

Así como también de hacinamiento; deficiente separación de hombres y mujeres; deficiencia en los servicios de salud; insuficiencia de vías para denunciar posibles violaciones de derechos humanos, y deficiencias en la alimentación.

La investigación también encontró imperfecciones en la separación de procesados y sentenciados; escasez en actividades laborales y de capacitación e insuficiencia o inexistencia de actividades educativas.

La población penitenciaria de Tamaulipas, es de cuatro mil 498 internos, de los cuales cuatro mil 255 son hombres y el resto mujeres. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here