– La amnistía de Morena
– Biasi perdió por su ambición
– En duda la Cuarta Transformación

SI BIEN es cierto que la Cuarta Transformación en México inicia justamente el primero de diciembre, también es una verdad de a kilo que en la percepción ciudadana comienza a rondar el fantasma de la duda. La incongruencia en el Congreso de la Unión respecto al plan de austeridad, los dimes y diretes entre legisladores en las Cámaras Alta y Baja, escándalos de legisladores dentro y fuera de ambos recintos son, entre otros, hechos que mantienen preocupados a un porcentaje importante de los 30 millones de electores que brindaron su confianza al presidente electo ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

También, la división de criterios relacionados con el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAICM), las reformas energética y educativa, la amnistía jurídica, el tren Maya, la desaparición del Estado Mayor Presidencial y la cancelación de algunos foros de seguridad son temas que, en mayor o menor grado, polarizan la opinión pública.

Por supuesto que en el ámbito político también se refleja cierta incertidumbre acerca del futuro inmediato de México y los mexicanos. Por un lado, la nueva marca electorera que prevalece en el país: Morena y, por el otro, el trabajo exhaustivo que tendrán que llevar a cabo el resto de las franquicias electoreras, incluyendo, por supuesto, el PRI y el PAN, si es que pretenden seguir influyendo en la vida política de la república mexicana.

La amnistía o perdón político que pretende LÓPEZ OBRADOR en cuanto se cruce la banda presidencial es ponderada en Tamaulipas, luego de que un sector de la vox populi considera que el encarcelamiento-de origen-del exgobernador EUGENIO HERNANDEZ FLORES y del empresario LUIS ALFREDO BIASI obedecen a causas políticas, aunque su encierro está sustentado en las pruebas de una carpeta de investigación. Desde esa perspectiva, con el asunto de las marismas en Altamira, HERNANDEZ FLORES está pagando-caro, por cierto-su intento de encarcelar al ahora gobernador FRANCISCO JAVIER GARCIA CABEZA DE VACA cuando éste fue alcalde de ciudad Reynosa. De mismo modo, BIASI, de nueva cuenta, enfrenta el poder estatal por su desmedida ambición política, al pretender jugar con dos cartas en el pasado proceso electoral en Matamoros, apostando al mismo tiempo al candidato del PAN a la presidencia municipal CARLOS ALBERTO GARCÍA GONZÁLEZ y al de la coalición “Juntos Haremos Historia”, MARIO ALBERTO LÓPEZ HERNÁNDEZ.

A pesar de su cercana relación con el secretario de Gobierno CÉSAR AUGUSTO VERÁSTEGUI OSTOS y los negocios que hicieran a la par en el inicio de la actual administración estatal, BIASI le apostó “tanto al pinto como al colorado”. Apostarle a Morena lo mantiene privado de su libertad, aunque, eso sí, jurídicamente acusado de extorsionar a migrantes.

Justo ahí es donde la Cuarta Transformación debiera pisar sobre firme e impedir que personas de baja calidad moral se arropen en las siglas de Morena. LUIS ALFREDO, un joven millonario que difícilmente podría justificar su riqueza, es una víctima más de la ambición política. El peor error de BIASI fue pretender incursionar en la política en papel protagónico y no mantener la sana y natural distancia, manejando el escenario tras bambalinas.

Sin embargo, eso no es todo. LUIS ALFREDO se llevó “entre las patas” a la exalcaldesa panista LETICIA SALAZAR VAZQUEZ, quien, ha trascendido, pretende darse de alta en la causa de MORENA. La voracidad económica del primero contagió a la segunda, al grado de que la segunda administración blanquiazul (la primera la presidió RAMON ANTONIO SAMPAYO ORTIZ) es catalogada como la más corrupta en la tierra de Rigo Tovar.

Del mismo modo, como viejo lobo de mar, el sempiterno líder panista y diputado local plurinominal RAMIRO SALAZAR RODRIGUEZ busca congraciarse con el nuevo grupo político en el poder matamorense, con miras al proceso eleccionario de 2019 para renovar el congreso local.

Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here