Toño de la Cruz… 

1303
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Marco Antonio Vázquez Villanueva

A Toño de la Cruz lo conocí hace más de 24 años, amable, por aquellos días más que amoroso con un par de muñecas, sus hijas, a las que llevaba a algunas partes donde le tocaba cubrir eventos o para entregar material a la redacción, enamorado de su profesión, creo era incansable para desempeñarla aun con muchas cosas en contra.

Era, como se dice en la calle, buen pela´o, buena onda, cada que coincidíamos, en los últimos años más en las redes sociales que personalmente, era de desearnos cosas buenas, saludos, felicitaciones, alguna que otra duda por aclarar, algo que presumir en el largo trayecto.

Siempre fue comprometido con su actividad, el periodismo, que fue un trabajo que abrazo y del cual se sentía orgulloso en los momentos que le iba bien, pero más cuando le fue ingrato o peligroso como resulta ser desde hace años.

Con todo lo bueno, lo amable, lo bien portado que solía ser, a Toño De la Cruz este miércoles por la mañana manos asesinas le arrebataron la vida a balazos, fueron hasta su casa, poco o nada les importó que viajara con su hija a la que también hirieron de gravedad.

Por eso la indignación, el encabronamiento de muchos reporteros, reporteras, de todo el gremio que exige justicia, que gritan ya basta, que nos duele el asesinato de un compañero, de un amigo, que nos indigna que se haya arrebatado la vida de un ser humano que tuvo como prioridad el hacer visible muchos problemas a los cuales la mayoría le sacamos la vuelta.

El caso nos debe llevar a la reflexión, porque no solo han atentado contra los medios de información, han agredido a toda una sociedad ya que también fue un ataque contra el derecho a la información que tenemos todos.

Y no, de nada sirve, no consuela, que las autoridades de todos los niveles se digan dolidos, ni siquiera que prometan esclarecer el crimen que por obligación así se exige, así debe ser, porque no devolverá la vida a Toño, la verdad es que muchas posturas de políticos, otra vez de todos los niveles, indignan más que alentar, el trabajo de ellos no es condenar asesinatos ni prometer o esclarecer crímenes, lo de ellos debería ser prever que no sucedan, alentar las condiciones para que no solo los periodistas, sino toda la sociedad, viva en paz y gozando de sus libertades.

Lejos de ello, lejos de trabajar por la tranquilidad y la unidad de un pueblo hoy nos tienen, divididos, enojados y a merced de todos, débiles como pueblo, en lo particular de los comunicadores, débiles como gremio, más aún, se dan a la tarea de satanizarnos, de fomentar el odio contra el mensajero como si fueran los periodistas los que hacen mal las cosas, los que se roban los presupuestos o los que delinquen, cuando no es así.

Hoy nos llueve por todos lados porque, nomás para citar un ejemplo, ser periodistas es ser chayoteros como nos acusan los de Morena; hoy al periodista se le debe matar de hambre según la voz de presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno; hoy al periodista se le debe acusar de lo que sea posible para desacreditarlo e incluso para agredirlo con toda impunidad, según se observa en actos de gobiernos panistas, y se ven o se sienten cosas peores porque desgraciadamente la sociedad les sigue la corriente, les cree en parte esos dichos como si los políticos fueran confiables.

A eso hay que pararle, al odio, porque son tiempos de exigir justicia, pero también de frenar la animadversión y el rencor que se siembra en contra de los comunicadores, de los mensajeros, un buen comienzo para cambiar será evitando la impunidad en este y otros casos, impidiendo que cunda el mal ejemplo para que esta clase de asesinatos no se repitan nunca.

“Si miró un poco afuera me detengo, la Ciudad se derrumba y yo cantando, la gente que me odia y que me quiere, no me va a perdonar que me distraiga, creen que lo digo todo, que me juego la vida, porque no te conocen, ni te sienten”, canta el poeta y hasta parece una letra compuesta para el periodismo de hoy que nos tenemos que ahogar en el silencio.

Por lo demás, el abrazo a todos los periodistas de esta capital de Tamaulipas, a la familia, a todos aquellos a los que les duela la partida injusta de un ser humano como Toño De la Cruz…

Coloque en el buscador de Facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus ordenes para lo que guste y mande… [email protected]

No hay publicaciones para mostrar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí