En la sesión de esta semana, el Grupo del GP-PAN promovió reformas al Código Penal del Estado, para establecer como delito, las conductas de acaparamiento, ocultación o injustificada negativa de la venta de productos de consumo básico o generalizado.

Lo anterior, destacó el Diputado Gerardo Peña Flores, ya que en medio de la pandemia por el COVID-19 y a consecuencia del mal manejo de los protocolos de actuación a nivel nacional, así como la nula capacidad de reacción por parte del Gobierno Federal, se presentó el desabasto de algunos productos de la canasta básica y de productos de limpieza e insumos médicos.

Comentó que insumos médicos como las mascarillas, cubrebocas, guantes de látex y otros instrumentos de uso clínico aumentaron su costo hasta en un 200 por ciento en el mercado, solo por mencionar algunos.

Peña Flores, dijo que el incorporar estas conductas tiene como fin, evitar afectaciones a la economía de las familias tamaulipecas, por el injusto incremento de los precios y garantizar el abasto de dichos productos para las personas.

Señaló que las sanciones previstas para quien cometa estos actos, serán penas de uno a tres años de prisión, y multas de 50 a 200 veces el valor diario de la UMA, es decir desde 4 mil 344 hasta 17 mil 376 pesos.

Además, que la pena se aumentará hasta en una mitad, si la realización de alguna de dichas conductas se comete durante una pandemia o emergencia sanitaria, por lo que la multa podría llegar hasta 26 mil 064 pesos.

El Presidente de la Junta de Coordinación Política, mencionó que es de vital importancia inhibir las conductas que atenten contra la economía de las familias tamaulipecas, a través del incremento injustificado de los precios de los productos de consumo general.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here