Aprendizaje digital

Interiores
Por Carlos López Arriaga

21341

Cd. Victoria, Tam. Mis hijos cursaban primaria cuando ya la cultura digital era un hecho consumado. Me pesaba entonces (como me duele ahora) ver cargar sobre sus espaldas esas mochilas de 10 kilos (o más) que lastimeramente evocan al legendario héroe insurgente denominado “el Pípila”.

Ya existían en ese tiempo las laptops y empezaban las tablets. También ya para entonces, al igual que mucha gente, me parecía lamentable que la SEP derrochara una cantidad tan grande de recursos en millones de libros que al siguiente curso, literalmente, van a la basura.

Los textos gratuitos son, en efecto, desechables. Para felicidad de las compañías privadas que los fabrican, su vida útil termina con el año y, de nueva cuenta, hay que volverlos a imprimir para la generación siguiente.

Reflexioné desde aquel tiempo, como lo hago ahora, sobre el peso que la vieja cultura del papel descarga sobre las espaldas de los estudiantes, de primaria a preparatoria.

Recordando además que en los niveles medio básico y medio superior la gratuidad se extingue, desaparece, para convertirse en un costo muy oneroso que deben solventar las familias. No se diga en la etapa universitaria.

Inesperadamente, el tema saltó de nuevo a la palestra por una vía distinta, la del ahorro. Esto es, las políticas de austeridad impulsadas por el gobierno de la Cuarta Transformación que encabeza ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

De pronto la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos descubre que lleva un retardo importante en las tareas para la emisión correspondiente al ciclo escolar que arranca en agosto próximo.

Entre las distracciones propias del cambio sexenal y los diversos recortes presupuestales, los niños del país podrían ver mermada la distribución de dichos textos.

El caso es que hoy asoma una demanda sustantivamente mayor a la capacidad de la SEP, debido a desvaríos burocráticos.

REPENSAR EL MODELO

No obstante, igual ocurre que son situaciones de este tipo las que abren las puertas de la innovación, propuestas de cambio como la alternativa citada arriba: el libro de texto gratuito electrónico.

Obras de estudio cuyo mejoramiento ya no requiere reimpresión alguna, se descargan online o bien se hacen llegar a las escuelas en memorias digitales.

La pregunta, entre varias, es si el sistema educativo nacional, sus escuelas y aulas, tendrían la capacidad para garantizar el acceso a todo su alumnado de dichas ediciones electrónicas.

Si hay (para decirlo más directo) suficientes máquinas (desktops, laptops, tablets) no solo en número, también en condiciones de funcionar con la eficiencia debida.

Por citar un caso, los laboratorios de cómputo instalados en las escuelas durante la primera década de este siglo y que permitían a los políticos presumir de vanguardistas, hoy (2019) son verdaderas piezas de museo, en hardware y software.

Venturosamente, las bibliotecas digitales crecen y se multiplican en todos los idiomas, primero en formato doc. (docx.) para programas como Word (Microsoft); después en PDF (Adobe) y hoy en el más flexible formato EPUB.

Suena bien, pero todo esto no servirá de mucho si el sector más amplio del estudiantado carece de las herramientas necesarias para hacerlo suyo.

¿Textos gratuitos digitales?, muy bien, excelente, nomás que nos digan en qué teclados, en qué pantallas y con qué programa de suministro y mantenimiento para que descomposturas y fallas puedan ser subsanadas sin afectar el rendimiento del grupo.

CAMBIO CON VISIÓN

Con el añadido de que un paso de dicha importancia y profundidad jamás deberá ser instrumentado como un parche de última hora ante las insuficiencias del antiguo modelo.

Requiere de todo un plan, una estrategia para que los resultados sean dignos de su beneficiario principal, la niñez mexicana.

Ello implica etapas graduales de capacitación, programas inteligentes de instrumentación, medición de resultados y control.

No es cualquier cosa abandonar la tecnología milenaria de tinta y papel para reemplazarla, así nomás de golpe, por el aprendizaje virtual.

Se requiere, pues, una gobernanza inspirada en planes y no en ocurrencias. Propósitos generales que además se desglosen de manera inteligente en metas específicas de corto, mediano y largo plazos.

Aquí no cabe el voluntarismo. O se hacen las cosas bien o no se hacen.

Porque si apenas van a ver de qué manera podría funcionar el asunto, echando malas y aprendiendo sobre la marcha, mediante el viejo y grosero modelo de ensayo y error, pues hombre, mejor quédense con la tinta y el papel.

Otra generación mejor capacitada se encargará de hacerlo.

BUZÓN: lopezar[email protected]

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

No hay publicaciones para mostrar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here