La eterna y aburrida precampaña

2438
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Por Guillermo Gutiérrez González

Las corcholatas iniciaron una mega campaña, disque interna, por 70 larguísimos días, su proyecto es, sea quien sea el ungido, garantizar la continuidad del proyecto político del presidente Andrés Manuel López Obrador, llamado por el mismo, la Cuarta Transformación 

Antes de esto, el ambiente político de México ya estaba enrarecido, el país hoy está dividido y las familias mexicanas viven en el hartazgo y quizás eso mismo sea la estrategia secreta para que muchos no salgan a votar. Recordemos que cuando salen las mayorías, brotan los cambios.

En la radio y en las redes escucho podcasts, leo las plumas más renombradas, veo noticieros nacionales, recorro calles y avenidas, y se me atraviesan espectaculares y bardas y ahí están, a cualquier hora y en todo momento, y ya sin mucho entusiasmo los oigo, pero no los escucho y eso, no es nada halagüeño.

Si entendemos que las encuestas son cuento y fantasía, porque quien decidirá tiene nombre y apellidos y de antemano sabe a quien le entregará la estafeta, ¿para qué gastar dinero, tiempo, esfuerzo, padrinazgos, asesores, estrategas, lamebotas y oportunistas?

La farsa es grande, la campaña esta fuera de la ley y el INE esta consciente de ello, pero pareciera que ya no sabe cómo actuar para parar esta ilegalidad masiva. El Instituto en mención, claramente atacado por el gobierno que ha buscado debilitarlo a través de bajos presupuestos y ponerle consejeros a modo o, de plano, desaparecerlo, sigue recibiendo las quejas por actos anticipados de campañas, pero el tiempo pasa y todo sigue adelante.

Sin poner entredicho las capacidades de las cuatro llamadas corcholatas, cada una puede tener virtudes, y ojalá las ejerzan en esta contienda, con apego a las leyes y a la justicia, a la responsabilidad en sus actuaciones, a la humildad en sus decisiones, con lealtad a su pueblo que cree en ellos, y que tengan pudor en su actuar, porque la desfachatez salta a la vista.

México necesita transformarse, pero no con discursos vanos, ni con despilfarros de recursos, y menos con la explotación de la conciencia ante la amenaza de un mal porvenir.  Los días pasarán a cuentagotas y habrá que tomarlos como un serial de antología con muchas temporadas.

vientosdelsur@infinitummail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí