EL DIQUE SECO DE CD. MADERO

4269
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Por Guillermo Gutiérrez González

Calificada como la mejor empresa para el mantenimiento naval y con mano de obra de excelencia lo es sin duda el Dique Seco de Ciudad Madero, cuyo nombre oficial es Centro de Reparaciones Navales (CERENAV) y que por décadas ha pertenecido en propiedad y en operación a Petróleos Mexicanos, específicamente al área de Logística, para darle principalmente mantenimiento a la flota naval petrolera y en segundo término a buques lanchas y otras embarcaciones menores de dependencias públicas e inclusive privadas.

La construcción del Dique Seco, orgullo mexicano y en especial de la clase trabajadora petrolera, fue gestionada por el extinto líder moral del gremio, Joaquín Hernández Galicia y fue en la época del presidente de México, José López Portillo, cuando se inauguró como una de las obras de ingeniería más importantes del país.

Pero su situación legal y operativa cambia este próximo 30 de julio cuando el Dique pase a manos de la Secretaría de Marina, creando con esto incertidumbre entre los cientos de trabajadores que ahí laboran, y no es poca cosa, su futuro se nubla y sus lideres sindicales poco han metido las manos, cuando menos para enterarlos frente a frente en tiempo y forma, aunque no se duda que les haya pasado el asunto de noche.

El argumento que dan altos mandos de la Secretaría de Marina es que el Dique Seco pasa a sus manos por una cuestión de “Seguridad Nacional”, ¿pero como entender este término?  En época de guerra los países tomaban diques y astilleros particulares bajo su operación para garantizar la construcción y reparación de buques, barcos y todo tipo de embarcaciones que ayudaran en los conflictos bélicos, pero aquí no es el caso.

El gobierno federal actual ha declarado asuntos de seguridad nacional la construcción del Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas y ahora la operación del Dique de Reparaciones Navales, es por ello que apenas hace unos días, un alto mando de Marina, quien se ostentó como el nuevo titular, se  reunió en el centro de trabajo de la Terminal Marítima Madero con los obreros sindicalizados en una hora del turno en ese momento vigente y sin representación sindical de peso.

Ahí, a alguien al que le llamaban “Almirante” y que fue grabado con un celular les explicaba a los trabajadores que sus plazas no serían afectadas y que su asistencia a laborar podría ser la acostumbrada. Pero muchos se preguntaban, ¿Si ya se tuvo un diálogo con la SEMAR y PEMEX, porque a la base trabajadora jamás se le comunicó esta decisión o porque que se le ocultó?

¿Dónde estaban los lideres que convocaron hasta un día despues a una asamblea informativa? , Esdras Romero Vega, líder de la Sección Uno del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, declaraba a los medios el día 18 de julio, “Yo sí les voy a adelantar algo, los derechos de los trabajadores son intocables, ellos seguirán siendo petroleros sindicalizados, vendrá personal de la Secretaría de Marina a administrar, pero sin tocar ni entrometerse en la vida interna del sindicato».

Explicó también: “En la Terminal Marítima Madero hay más de mil 600 trabajadores, a quienes les he mandado el mensaje de que estén tranquilos, porque tienen el respaldo del STPRM a nivel nacional y que jamás dejarán que se pierdan los espacios laborales y aseguraba que los derechos de los trabajadores no están en la mesa de negociación”.

Textos como el siguiente no se hicieron esperar en los chats de WhatsApp de los trabajadores: “Está raro que una persona que se ostenta como miembro de la Secretaria de Marina, haya reunido a trabajadores de los diferentes deptos. de ese centro de trabajo, eso tendría que ser por medio de sus representantes de cada depto. y con autorización del Consejo de Vigilancia , Secretario del Interior o por el mismo Secretario General, por lo que considero, dicho Almirante no tiene facultad ni derecho alguno de reunir a los trabajadores para esa charla”.

Ante esta ola de rumores el Comité Ejecutivo General del STPRM giró un oficio fechado el 17 de julio del presente año, dirigido al Ing. Marcos R. Herrería Alamina,  Director General Corporativo de Administración y Servicios de Petróleos Mexicanos;  “El sindicato emite su extrañeza de que un Almirante de nombre Ricardo Carrión Navarro, quien se ostenta  como miembro de la Secretaria de Marina, y nuevo responsable de la central de trabajo denominada CERENAV, se reunió con trabajadores adscritos a cada departamento, manifestándoles que ya existía acuerdo  con el STPRM para que a partir del 31 de Julio del año en curso, dicho centro de trabajo fuera operado por la SEMAR. El Sindicato, termina el oficio, desmiente que haya acuerdo alguno” y firman Luis Ricardo Aldana Prieto, Secretario General y Eleuterio de la Rosa, Secretario de Organización y Estadística del Gremio en mención.

Pero el hecho ahí está, el CERENAV pasa manos de la Marina, y de ahí se desprenden otras dudas:

 ¿Se dará prioridad a darle mantenimiento a los buques petroleros o a los de la SEMAR?

¿El Dique será reparado en su dañado tabla estacado, en su compuerta y en sus bases y maquinaria?

¿Podrá brindar servicios privados?

 ¿Los obreros tendrán la disciplina y la obediencia que tiene un miembro de una fuerza armada, ahora como sus superiores?

La toma administrativa del Dique Seco o CERENAV, ¿representa en verdad un asunto de Seguridad Nacional, o simplemente se puede traducir en una forma simple de evitar la rendición de cuentas en el gasto público, sin dar detalles de los costos de los proyectos?

En síntesis; ¿Entra todo esto en un marco de legalidad Constitucional?

Que contesten los expertos.

vientosdelsur@infinitummail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí