HABLEMOS BIEN DE NUESTRO TAMPICO

5026
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

A fines de 1982 pisé Tampico por vez primera y aquí me asenté, las ciudades donde habité antes fueron, nueve años en Matamoros, luego otros nueve en Los Mochis Sinaloa y un año en Miguel Alemán.
Matamoros en los 60s. era muy feo, lleno de polvo, carros chatarra, poco drenaje y si llovía el lodazal llegaba hasta las rodillas, aunque aclaro, que con algunos buenos gobernantes ha ido mejorado. Los Mochis, allá por el año 1970, era una pequeña ciudad de 100 mil habitantes, con calles trazadas y con buenos servicios; y de Miguel Alemán, colindante con Roma Texas, puedo opinar que era una ciudad chica con gente pujante, pero despues les llegó el tiempo de los malandros y mucha gente buena emigró.

Pero sin duda fue el sur de Tamaulipas donde se me dilataron las pupilas al llegar y ver la industria en el camino, observar el vapor de la refinería, mirar la playa, sus plazas y su laguna, aun con olor fangoso, despertó en mi la atracción y el dicho “de aquí soy”, y lo fui y me enamoré, me casé, trabajé, tuve una familia que hoy se ha expandido con pequeños seres benditos que iluminan mi existencia.

Las carencias de Tampico poco a poco se han ido solucionando, tras 41 años, aquí conocí por mi trabajo como reportero de televisión, a todos los alcaldes, desde Joaquín Contreras hasta el actual, Jesús Nader. Cada uno hizo lo suyo; los hubo de medio pelo y algunos más exitosos. Tampico se convirtió, despues de los tiempos de la pesadilla, en la joya de la corona en Tamaulipas y hoy es ejemplo nacional en limpieza, seguridad y turismo.

Pasear estos días por la región motiva aun mas el orgullo de pertenencia, al ver cientos de familias que nos visitan y se nota que están disfrutando de su estancia, y hay para todos, desde restaurantes lujosos hasta las fondas de los mercados, en donde la gastronomía es digna de presumirse a nivel mundial.

Habitar en esta zona tiene más cosas buenas que malas, superar los obstáculos es tarea de todos y para ello lo primero que tenemos que hacer es hablar bien de lo nuestro, no ensuciar por grilla o envidias lo alcanzado. Cada visitante dirá lo que miró y como lo trataron; en base a ello a Tampico y a sus alrededores les irá mejor o peor.

vientosdelsur@infinitummail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí