Plataformas electorales, demagogia de partidos.

Opinión Pública
Por Felipe Martínez Chávez

1785

Los partidos que  van en la jugada del 2019 cumplieron en tiempo con sus plataformas políticas ¿y luego? ¿es bueno, es malo o es feo?.
Elemental. Lo hacen por cumplir con el requisito, por salir del paso. De no presentar papeles, no se les aceptarían sus candidatos.
La verdad es que las “plataformas” dejan mucho que desear, son demagogia pura que nunca llevan a la práctica. Las tareas sociales, es lo último que interesa a partidos y sus jefes.
De seguir los lineamientos que ellos mismos se marcan y de lo cual informan al árbitro, en este caso el IETAM, no tendrían necesidad de elaborar más tarde planes de trabajo para los alcaldes, o agendas legislativas para diputados.
Es un ritual demagógico al que se trata de sacar el mayor provecho publicitario, citando a los reporteros y “posando” para la foto del recuerdo.
Veamos algunos ejemplos de los documentos que entregaron los partidos para contender por las presidencias municipales, en el 2018.
Los panistas se comprometieron “a organizar consejos ciudadanos en colonias, comunidades, unidades habitacionales, fraccionamientos, barrios y ejidos donde se implementen foros de participación social, para analizar y resolver temas de desarrollo municipal”.
¿Usted cree?, me temo que no se harán realidad en los 31 ayuntamientos que ganó Acción Nacional. No lo exigirán a los alcaldes. Lo que interesa a ellos es el dinero, en primer lugar, y luego el poder ¿o me equivoco?.
Una más que no cumplirá el partido porque lo harán quedar mal los ediles: “Promover que todos los ayuntamientos del estado cuenten con acceso a Internet, página web propia y crear una APP, mediante la cual se realicen reportes y/o quejas de los servicios, así como difundir las diferentes actividades del gobierno municipal”.
Tenga usted la seguridad, querido lector que, a finales de septiembre del 2019, nadie habrá cumplido con eso de aterrizar “proyectos de paneles solares para comunidades localizadas fuera de la cabecera municipal”.
Es una demagogia concurrente que hemos escuchado a lo largo de las últimas décadas.
Experto en esos temas, el PRI no se queda atrás. Para el 2018 presentó su plataforma “Los municipios y el Tamaulipas que queremos”. Una hermosa frase.
Hay algo que nunca tampoco podrá llevar a la práctica en los seis ayuntamientos que ganó, y que es la privatización de los servicios básicos.
Habla de “convenios de acción colectiva y ciudadana, sobre obras y servicios con participación privada y municipal”, lo cual está muy lejos de su alcance. Más bien son los panistas los que se encaminan a esa privatización.
En otro renglón, los tricolores colgaron de su plataforma 2018-2021 algunos sueños como ese de “constituir comités del pueblo para prevenir el delito” ¿ya lo están haciendo en Abasolo? ¿acaso en Miguel Alemán?.
A veces siente uno más pena que quienes  hicieron los compromisos.
Como esa de “promover la organización de clubes sociales y de servicio con apoyo municipal” ¿cuándo? ¿en dónde?.
Y dale con la privatización (en la misma plataforma del PRI). Se compromete  incluso a privatizar el bacheo de calles: “Mejoramiento de calles y avenidas en asociación público-privado”.
Por lo menos el Revolucionario no ganó los principales municipios. De ser así, la inmensa mayoría de los tamaulipecos ya estaríamos costeando el bacheo en Matamoros, Reynosa, Matamoros, Victoria, Tampico y El Mante.
Mera ocurrencia ¿o hablaban en serio?.
Otra mentira de los 64 mil: “Crear empresas paramunicipales de transporte urbano”. Hágame usted el favor si venimos de ahí.
Y algo que no debe caer muy bien a los dirigentes sindicales del magisterio: “Que los maestros rindan cuentas ante los padres de familia”, a lo que cabe preguntar ¿tienen facultades los alcaldes para legislar?.
Total que puras vaciladas como esa otra, tricolor también, de obligar a las tiendas de autoservicio “a que pongan rampas y cancelería con mercancías a la altura de los que están en sillas de ruedas”.
Respecto a los migrantes centroamericanos: “Brindarles orientación geográfica y localización de áreas de oportunidad”.
Gracias a Dios que el PRD no ganó ninguna presidencia municipal porque, en materia de salud, se proponía (se propone todavía) impulsar “la medicina alternativa tradicional” en lugar de buscar medicamentos, y hacer el reparto masivo de condones como medida preventiva de enfermedades de transmisión sexual.
Ya metidos en el meollo, concluimos que en todos los partidos se dan ocurrencias para ganar clientela.
Es ocioso hablar de las “plataformas” de los demás partidos (por lo general son copias de los documentos nacionales).
Nos comprometemos, amigo lector, a hacer un análisis de los papeles que acaban de presentar rumbo a las elecciones de junio del 2019. Deben traer las mismas “ideotas”.
Hablando de los aspirantes independientes a los escaños en el Congreso, los interfectos le sacan a informar o hablar de las cuentas bancarias en que manejarán la lana.
De los once suspirantes que presentaron su intención de participar, el IETAM les llamó la atención a dos: HUGO ENRIQUE ONTIVEROS  ESPINOZA, que sueña cobrar por el distrito 21, Tampico, y JOSE MARTIN RESENDIZ COVARRUBIAS, del Distrito 18, Altamira. Les falta información de las cuentas bancarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here